Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal: Tecnología


Estás en la siguiente localización: Portada > Tecnología > Hardware

Tipos de contenidos: Tecnología

^

Ordenador nuevo a la vista

Los sistemas operativos del ordenador se renuevan, Apple ya lo tiene en el mercado y Microsoft lo hará el 22 de octubre. Para actualizar nuestra versión y para acertar en la compra de un nuevo ordenador hay que dominar ciertas claves

El curso escolar casi acaba de comenzar, las mañanas han cambiado radicalmente en muchos hogares (volvieron el frenesí y los desayunos madrugadores para los bellos durmientes) y los gastos asociados a esa empinada rampa de salida -libros, material escolar, mochila, uniforme- ya están hechos. Pero, aunque pueda resultar extraño, uno de los más onerosos y frecuentes gastos acarreados por el inicio del curso académico de los hijos es, de unos años a esta parte, la compra -o renovación parcial- del ordenador. Y de modo particular, este año, en el que los portátiles irrumpen de forma oficial en las aulas. El programa Escuela 2.0 promovido por el Ministerio de Educación arranca este 2009-2010 y se pretende que, en los próximos cuatro años, cada alumno de 5º y 6º de Primaria y de 1º y 2º de Secundaria, disponga de un ordenador portátil y cuente con materiales didácticos electrónicos.

Además, fija como objetivo que las aulas estén dotadas de pizarra digital. Por el momento, los primeros pasos de esta iniciativa son experiencias piloto en los que participan un total de 7.100 alumnos de País Vasco, Andalucía, Aragón, Asturias, Baleares, Canarias, Cantabria, Castilla La-Mancha y Cataluña. No cuesta mucho entender que sean muchos los padres que se están planteando ahora mismo la compra de un ordenador que ayude a sus hijos no sólo a familiarizarse con las nuevas tecnologías sino también a cumplir con los "deberes digitales" del colegio. Pero la verdad es que de parque de ordenadores no andamos precisamente mal: según un estudio reciente del Instituto Nacional de Tecnologías de la Comunicación sobre los hábitos seguros en el uso de las TIC (Tecnologías de la Información y la Comunicación) por niños y adolescentes españoles, el 93% de los hogares en los que viven jóvenes de entre 10 y 16 años cuentan con un ordenador de sobremesa y, esto no es todo, en casi un 20% de las casas hay un ordenador portátil. ¿Y para qué se usan? El informe responde también a esta pregunta: se utilizan, sobre todo, para la búsqueda de información relacionada con el estudio, para el envío de emails y para la descarga de música. Otra cosa es que esta respuesta, muy de conveniencia, nos sitúe en el centro de la verdad. Los expertos en Internet de CONSUMER EROSKI consideran que el uso de plataformas como Tuenti o el uso de la mensajería instantánea, como el Messsenger, debería figurar en los primeros lugares de este ranking de uso de la Red.

¿De sobremesa o portátil?

Además de tomar la decisión de si merece la pena esperar la llegada de la nueva versión del sistema operativo o si basta con actualizar la versión antigua en el PC, hay otra duda común cuando se plantea la compra de un nuevo ordenador: elegir entre un ordenador fijo, de sobremesa, o un portátil. Es una decisión más compleja de lo que parece, porque cada uno de ellos tiene sus ventajas e inconvenientes y, para complicar aún más la decisión, las diferencias de precio entre ambos tipos de ordenador (tradicionalmente, el portátil era bastante más caro) se han reducido mucho. Si se opta por comprar un portátil porque el usuario piensa desplazarse con él de un sitio para otro pues necesita -o, simplemente, desea- usarlo cuando no se encuentra en el sitio habitual (oficina o trabajo, hogar, universidad, cibercafé...) donde tiene a su disposición un ordenador de sobremesa, deberá de tener en cuenta cuatro criterios fundamentales: peso, tamaño, autonomía y conectividad. Comencemos por el peso. No son aconsejables los portátiles de más de 3 kilos; un ordenador se considera pesado cuando supera los dos kilos y medio. Pero ocurre otra cosa: cuanto más ligero es un ordenador, menos solidez tienen sus componentes y menos resistirán el paso del tiempo y los inevitables golpes; la virtud, sí, está en el equilibrio entre peso y consistencia. Saltemos ahora al tamaño: un ordenador pequeño tendrá un sistema de ventilación menos eficiente que otro con más espacio interior, por lo que se calentará más y se estropeará antes. En cuanto a la autonomía del portátil, aspecto esencial de su calidad, la duración de la batería está relacionada con la potencia del procesador, de modo que a mayor potencia más gasto de energía y, por tanto, de batería. De ahí que la mejor elección para la mayoría de los usuarios (habrá algunos que por su forma de usar el portátil los requieran más potentes) sean los procesadores de potencia media. También fundamental que un portátil incluya numerosos puertos (pensemos en los enchufes de las casas, nunca sobran) y cuanto más diversos sean, mejor. Y recordemos que, en un portátil, la conectividad inalámbrica, en especial la WIFI (que permite, también, la conexión al Internet de otro ordenador), es imprescindible.

La fiebre de los ultraligeros

Los netbook o portátiles ultraligeros han irrumpido con fuerza. Y es normal: cuestan incluso menos de 300 euros, su peso apenas supera el kilogramo y caben en un bolso no muy grande. Son una opción excelente, pero sirven para lo que sirven, son un complemento y nunca un sustituto de un ordenador de sobremesa o un portátil convencional. Son tan pequeños porque carecen de muchas de las capacidades de los ordenadores no ultraligeros. Sin ir más lejos, tienen menos memoria, y el reducido tamaño de su pantalla y de su teclado tampoco invitan a que se utilicen durante horas: cansan más y son menos ergonómicos. Los netbook son apropiados para escribir textos cortos, enviar correos o adelantar trabajo en el avión y en el hotel, pero no son adecuados para un uso diario continuado, tanto por los errores de escritura como por cuestiones ergonómicas, ya que su uso requiere forzar las muñecas. Otro de los sacrificados es el procesador: su potencia limitada entorpece la gestión de gráficos complejos como los de los videojuegos. Vale, su uso es auxiliar o complementario, pero tener un ultraligero es una auténtica gozada, hasta el punto de que si se tiene en casa uno de sobremesa y uno de estos mini-ordenadores se acaba muchas veces usando el más el pequeño porque te lo puedes llevar a cualquier lado, porque no tiene cables y porque es muy bonito. Un netbook debe tener al menos dos puertos USB en los que poder conectar un disco duro externo (recordemos: su memoria es escasa) y un ratón para no utilizar siempre el dispositivo táctil, menos cómodo de usar. No debe pesar más de 1,3 kilos ni ser tan grande que no quepa en un bolso pequeño-mediano de señora. Y la autonomía de su batería ha de ser, al menos, de tres horas a pleno rendimiento y con el detector de redes Wifi conectado. En cuanto a la memoria, una cosa clara: cuanto mayor sea la capacidad de su disco duro, mejor, y es el usuario (cada uno es casi un mundo) quien debe valorar si le merece la pena comprar un modelo de 60 gigas que cuesta 150 euros más que uno normal, que suele tener unos 30 Gb , ya que por ese precio se pueden comprar discos duros externos de menor peso y con una capacidad de almacenamiento de 100 Gb.

Paginación dentro de este contenido


RSS. Sigue informado

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos



Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto