Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal: Tecnología


Estás en la siguiente localización: Portada > Tecnología > Internet y telecomunicaciones

Tipos de contenidos: Tecnología

¿Nos aportan los envases seguridad a los consumidores?
^

'Dialers', el timo del 906 en Internet

Navegar sin precaución puede aumentar la factura telefónica hasta 50 veces

Algunos sitios web con pocos escrúpulos ofrecen contenidos, habitualmente eróticos, 'absolutamente gratis', que a la postre provocan un incremento desorbitado en la factura telefónica. Su trampa, en la que se mezcla la publicidad engañosa, la artimaña tecnológica y el despiste del usuario, consiste en modificar la conexión a la Red, dirigiéndola mediante un programa dialer a un número 906. El internauta se suele dar cuenta del fraude demasiado tarde, sólo cuando recibe un enorme recibo contra el que poco puede hacer.

Navegar con 'tarifa 906'

La tecnología avanza en todos los frentes, y el fraude se adapta a las nuevas oportunidades. Si a estas alturas es difícil que alguien sea engañado a través del tan conocido 'timo de la estampita', no resulta tan complicado convertirse en víctima de nuevos engaños relacionados con las nuevas tecnologías que se ceban en el desconocimiento y el descuido de los usuarios.

Uno de los fraudes más frecuentes en Internet es el relacionado con las líneas 906. Algunos sitios web se las ingenian para pescar en río revuelto modificando el acceso a la Red de los internautas: redirigen la conexión a un número 906, por lo que la factura telefónica se dispara. Si bien esta actividad es legal, debe cumplir unos requisitos muy estrictos para que no se convierta en un fraude puro y duro. El principal problema es que el usuario, ora por una publicidad engañosa, ora porque no se detiene en la letra pequeña, no se da cuenta de que su conexión habitual ha sido reemplazada por otra.

El fraude cometido con los dialers (programas que se descargan para cambiar la conexión) está vinculado a los 'números de tarificación adicional', servicios telefónicos a los que se accede mediante los números 903 ó 906. Al realizar una llamada con estos prefijos se asume un coste adicional relacionado con los servicios de información o comunicación - servicios profesionales, eróticos, videntes, ocio y cultura, etc.- a los que se accede.

Este tipo de servicios, cuyos precios oscilan entre los 0,314 € y 1,004 € el minuto, son utilizados por algunas páginas web como medio de hacer pagar al usuario un extra por la conexión sin necesidad de enredarle con complicados formularios y obligarle a revelar datos personales o a utilizar su tarjeta de crédito. Pero, al igual que los operadores y prestadores de servicio deben informar, tanto en la publicidad como al iniciarse la comunicación, del precio máximo por minuto de llamada. En Internet se debe explicitar de manera adecuada que se va a realizar una nueva conexión y el precio de ésta.

Desde que se hizo pública la Orden Ministerial de 17 de diciembre de 1998 de la Secretaria General de Comunicaciones, por la que "los servicios que se presten a través del prefijo 906 se darán a la totalidad de los abonados, que podrán acceder a los mismos mediante la simple marcación de este prefijo", las constantes denuncias por estafa se han multiplicado. A pesar de ello, la Administración no ha asumido funciones de vigilancia ni ha impuesto el cierre de líneas. Los reiterados incumplimientos del Código de Conducta que rige la prestación de estos servicios han generado un notable volumen de prácticas fraudulentas que han sumido al consumidor en la incertidumbre y la indefensión.

Tres años después de que la entonces ministra de Ciencia y Tecnología, Anna Birulés, anunciase una normativa para evitar el fraude de las conexiones a Internet, el problema persiste. Está previsto que en octubre de este año los números 906 dejen de existir, dejando paso a los prefijos 803 (adultos) y 806 (ocio y entretenimiento), que estarán mucho más vigilados.

El procedimiento normal del servicio que utiliza un programa dialer para cobrar a los usuarios consiste en que, al entrar en su página web, se abre una ventana del navegador en la cual el usuario debe aceptar o rechazar la descarga de un archivo ejecutable (.exe), que se encarga de cambiar la conexión.Siendo así, el internauta no debería tener mayores problemas para rechazar dicho archivo, pero los sitios web utilizan multitud de argucias tecnológicas (en ocasiones basta un "clic" en un banner para que se ejecute un dialer) o de 'ingeniería social' para atrapar al internauta desprevenido.

Entre las denuncias recibidas abundan las relacionadas con la "alteración involuntaria de los parámetros de conexión a la Red y de configuración del ordenador". Si bien la parte más grave del problema es la 'factura sorpresa' fruto de la 'tarifa 906', ciertas páginas incurren también en prácticas tan irritantes como cambiar la página de inicio o añadir iconos al escritorio y barras de navegación.

El fraude adquiere dimensiones preocupantes cuando el estafado utiliza una Tarifa Plana, pues navega con un coste fijo mensual que resulta multiplicado si cae en un dialer. Y tintes dramáticos cuando el programa que le cambia la conexión es capaz de conectarle a través de un 906, instalándose en el 'menú de inicio', cada vez que accede a Internet. Los usuarios víctimas de esta práctica son los que se conectan a través de la Red Telefónica Básica (RTB), mediante módem, mientras que los abonados al cable o ADSL se encuentran a salvo.

Paginación dentro de este contenido




Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto