Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal: Tecnología


Estás en la siguiente localización: Portada > Tecnología > Internet y telecomunicaciones

Tipos de contenidos: Tecnología

^

Fallos en la venta de entradas por Internet

Las páginas web que venden entradas no responden ante la fuerte demanda

La venta de entradas para los conciertos de U2 en España ha puesto en evidencia el sistema informático de Tick Tack Ticket. La página web estaba caída, la línea telefónica saturada y los fans se vieron obligados a lanzarse a los puntos de venta para, en muchos casos, pasar largas horas haciendo cola sin conseguir la entrada. Internet, esta vez, fue más un problema que una solución: en Madrid, por ejemplo, ante la inutilidad de la página web se formaron colas imposibles, mientras que en algunas provincias la gente consiguió entradas en la calle (para el concierto de Madrid) sin problemas. La falta de respuesta de los sistemas informáticos y de venta telefónica ante el aumento de la demanda previsible, resulta difícil de entender.

¿Colas en Internet?

Miles de seguidores de U2 pasaron una noche invernal a la intemperie con el objetivo de conseguir la entrada para los conciertos que la banda irlandesa ofrecerá este verano en España (en Madrid, Barcelona y San Sebastián). El servicio encargado de centralizar las ventas, Tick Tack Ticket (del BBVA), no fue capaz de responder con agilidad a una demanda tan fuerte como previsible. La página web estuvo caída desde media hora antes de la puesta en marcha oficial de la venta de entradas. Y así continuó todo el día. Las tiendas asociadas "con terminales de Tick Tack Ticket desde los que imprimen las entradas" sufrieron diversos problemas: empezaron a despachar tarde, el sistema se venía abajo a menudo y cuando funcionaba iba muy lento. El teléfono comunicaba, siempre. Al final, los fans de U2 pasaron interminables horas en la calle para, en la mayoría de los casos, quedarse sin entrada.

CONSUMER EROSKI ha tratado sin éxito de ponerse en contacto con Tick Tack Ticket para averiguar qué ocurrió exactamente, por qué volvieron a tropezar con la misma piedra (en otros grandes conciertos, hace ya años, la web tampoco respondió) y cómo funciona su red para que unos puntos de venta tengan muchos más problemas que otros. O si tiene algo que ver la avalancha de usuarios, que inutiliza su sitio web, con el mal funcionamiento de los terminales de venta de su red situados en tiendas de toda España. En Internet, en principio, no habría por qué hacer colas; es decir, atascarse al hacer la petición de una entrada. Los sistemas de venta online deberían adaptarse a la avalancha de peticiones. Pero, ¿esto es posible?

"Todo es cuestión de previsión e inversión", asegura Wenceslao García, director comercial del proveedor de servicios de telecomunicaciones acens : "al igual que ocurre al retransmitir un evento en directo por Internet, hay que prever el número de visitas y configurar las máquinas para atender las peticiones". Basta con ·"dimensionar los sistemas según las necesidades", dice García, algo que se resuelve con dinero. "Aunque puede ser que a un servicio no le interese asumir los costes de un evento especial, pues es caro responder a necesidades puntuales, ya que el resto del tiempo los equipos se infrautilizan; todo depende del nivel de ingresos de los eventos comunes", matiza.

No parece que pueda ser el caso de Tick Tack Ticket, una empresa respaldada por el BBVA que se ha hecho cargo de los conciertos que han generado más expectación en la última década. En total, se vendieron casi 175.000 entradas, que a un precio medio de 60 euros suman más de diez millones y medio de euros. Su proveedor de infraestructura, Colt Telecom, niega que haya tenido ningún problema como ha publicado algún medio: "Tick Tack Ticket quería echar balones fuera". Colt, según García, es de los proveedores que mantiene una "política rígida de ancho de banda", y quizá no es tan sencillo para un cliente multiplicar por diez la capacidad de la conexión (Colt cobra 600 euros al mes por una conexión de 1 megabyte).

Por último, añade García, "hay empresas que resuelven el aumento de demanda con servidores estacionales para multiplicar la capacidad, y otras que contratan servicios como el de Akamai, que distribuye la carga entre múltiples servidores dispersos". Por tanto, el problema tecnológico en este caso es sólo un problema económico, y la empresa que no pueda asumir los costes quizá tampoco debiera asumir la prestación del servicio.

Paginación dentro de este contenido

  •  No hay ninguna página anterior
  • Estás en la página: [Pág. 1 de 4]
  • Ir a la página siguiente: ¿Cómo funcionan? »

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos



Otros servicios


Buscar en