Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal: Tecnología


Estás en la siguiente localización: Portada > Tecnología > Software

Tipos de contenidos: Tecnología

^

Patentes de software

La directiva de la UE sobre las patentes de software ha puesto en pie de guerra a profesionales e internautas

La iniciativa pretende armonizar la legislación sobre las "invenciones implementadas en un ordenador", es decir, cualquier invento diseñado utilizando herramientas informáticas. Aunque la Comisión Europea quiere dejar claro que los programas no serán patentables, algunos profesionales del sector aseguran que la medida es innecesaria, pues no fomenta la innovación y además amenaza al software libre. El caso de EE.UU., donde se han patentado procesos tecnológicos prácticamente inevitables, les sirve de ejemplo.

Patentes para la innovación

Los autores, creadores, inventores... están protegidos por la propiedad industrial e intelectual por medio del copyright, las marcas y las patentes. Éstas últimas son un monopolio artificial otorgado por el Estado a una empresa o persona para la explotación de una invención, que impide que otros se beneficien de ella. Sólo el dueño de la patente, o quien él quiera (normalmente a cambio del pago de una licencia), puede comercializar el aparato.

Las patentes contribuyen a que los inventos vean la luz y no permanezcan como "secreto industrial", lo que obligaría a tener que 'inventar de nuevo'. El autor recibe un incentivo para hacer pública su creación, fomentando así la innovación. Sin embargo, no se puede olvidar que los monopolios producen ineficiencias económicas y costes sociales, por lo que su extensión debería ser estudiada con cuidado. El beneficio social, -las patentes son un mecanismo para mejorar el desarrollo tecnológico e incorporar las innovaciones al conocimiento público- debe compensar los costes.

Y si es cierto que las patentes ayudan a los innovadores a conseguir dinero para convertir sus ideas en productos, "en el caso específico del software, la legislación sobre derechos de autor y la propia dinámica de la industria han sido suficientes para conseguir una rápida innovación tecnológica y buena consecución de fondos", afirma Jesús María González-Barahona, profesor de informática en la Universidad Rey Juan Carlos. "No hay evidencia de que las patentes sobre programas de ordenador mejoren esta historia, sino todo lo contrario", asegura.

En el otro lado, Joaquín Olivares, Director General de SEDISI (Asociación Española de Empresas de Tecnologías de la Información), defiende la directiva como medio para unificar posiciones en Europa para proteger la innovación, otorgando al creador garantías para el retorno de la inversión de tiempo y capital.

Patentar las ideas

Al contrario del copyright, que protege el código fuente de los programas de ordenador (impide la copia no autorizada), las patentes de software protegen las ideas. Dentro de las creaciones susceptibles de ser patentadas, se han ido incluyendo métodos, mecanismos, procesos, etc. Los programas, en teoría, ha quedado fuera del sistema de patentes, pero en EE.UU. y Japón los subterfugios legales y el lenguaje esotérico del registro de patentes han servido para que existan patentes de software (que afectan a los algoritmos, al corazón de los programas) aunque no se las conozca con ese nombre.

La principal crítica contra este tipo de patentes apunta a que se conceden monopolios de explotación sobre procesos tecnológicos obvios o a modelos de negocio básicos que cierran el paso a la competencia. La Oficina Europea de Patentes (EPO), por ejemplo, concede al propietario de la patente el derecho exclusivo de vender servicios legales en Internet.

Paginación dentro de este contenido


Zona relacionada



Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto