Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Viajes

Tipos de contenidos: Viajes

^

La UE minimiza los riesgos del conflicto bélico para las aerolíneas

El Ejecutivo europeo mantiene que las compañías han sabido superar las incertidumbres surgidas en 2001

  • Última actualización: 31 de marzo de 2003

A la vista de las inquietudes que comienzan a vislumbrarse en el sector aéreo, la UE ha decidido tranquilizar los ánimos. Bruselas no cree que las empresas europeas de aviación civil estén abocadas a una crisis mayor a causa de la guerra de Irak. Una Comunicación al Consejo de la vicepresidenta Loyola de Palacio, aprobada el pasado miércoles y que los ministros de Transportes analizaron el viernes, otorgándole un apoyo casi explícito, opta por una desdramatización de los riesgos económicos de la crisis para las aerolíneas y por un refuerzo del marco de competencia legítima tanto en el territorio europeo como con países terceros.

Estas palabras de la Comisión, y también de los Estados miembros, contrasta vivamente con la de las compañías aéreas, integradas en la Asociación Europea de Líneas Aéreas (AEA), que esta semana reclamaron tres géneros de ayudas a las administraciones nacionales y a la comunitaria: directas para afrontar la competencia desleal de las compañías extranjeras que van a recibirlas de sus Administraciones nacionales respectivas; cobertura de sobrecostos por seguridad y primas de seguros; y una relajación de las exigencias que determinan los derechos de vuelo ("slots").

Ninguna instancia comunitaria, ni los Gobiernos de los Quince, ni la Comisión, están dispuestos a atender las demandas de ayudas directas, hagan lo que hagan los gobiernos de EE UU y otros países terceros cuyas aerolíneas operan sobre territorio comunitario. La línea de conducta establecida por el Consejo del viernes apunta al establecimiento de una reglamentación de ámbito comunitario, que permita actuar contra las compañías de aviación de terceros países que operen en territorio europeo.

La UE niega también -al menos de momento- garantías de Estado para la cobertura de indemnizaciones en caso de atentado, y pretende satisfacer las demandas de seguridad acrecentada en aeropuertos a través de los recursos ordinarios del Estado. El análisis económico sobre el que Europa basa su postura aparece comprendido en la Comunicación de la Comisión. Según él, la evolución seguida por las principales compañías europeas de aviación no fue especialmente malo en 2002. Las grandes firmas del sector mejoraron el índice de ocupación de sus aviones.

A finales de 2001, tras los atentados del 11-S, las compañías de aviación civil no sólo europeas, sino también norteamericanas, sufrieron un desfondamiento histórico. Las cifras del ejercicio fueron las segundas peores desde la II Guerra Mundial, después de las registradas en 1991, precisamente a raíz de la primera guerra del Golfo Pérsico.

En su Comunicación al Consejo, la Comisión manifiesta que "la mejora general de los niveles de ocupación indica que las compañías (...) han sabido adaptar su oferta a la caída de la demanda". Asegura, además, que "los datos traducen la eficacia de las medidas adoptadas por la mayor parte de las aerolíneas para racionalizar su red. Muestran una estabilización de la situación tras el choque del 11 de septiembre de 2001 e, incluso, el inicio de una recuperación".

Etiquetas:

aerolíneas, conflicto, ue




Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto