Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Viajes > Derechos y trámites burocráticos

Tipos de contenidos: Viajes

Concurso Interescolar
Λ

Anular un billete

Los pasajeros pueden anular sus billetes para casi cualquier medio de transporte, pero deben hacerlo con la antelación suficiente

  • Autor: Por MARTA PARREÑO
  • Última actualización: 30 de julio de 2010
Imagen: Bethany King

Un billete es como un contrato. Una vez comprado, ambas partes deben cumplir con lo pactado: fecha, hora, trayecto... Todos estos puntos deben estar fijados en el propio ticket, ya sea electrónico o de papel. Tanto si el viaje se realiza en avión, tren, autocar, o incluso en taxi, usuarios y compañías tienen derechos y obligaciones en caso de anular el servicio tras haberlo contratado. Cuando se decide realizar un trayecto urbano, interurbano, nacional o internacional, se está sometido a las reglas del juego que establecen las compañías y a las leyes que regulan los transportes. Estas últimas fijan las bases a las que deben atenerse las empresas y los particulares en caso de anulación.

Transporte aéreo

Los billetes de avión, tanto si se adquieren en una agencia de viajes como de forma directa en las compañías aéreas, son nominales, sólo puede utilizarlos su titular, que se encargará de realizar la reserva y efectuar el pago cuando vaya a recogerlo. En caso de que éste no pueda realizar el vuelo, tiene derecho a anular el billete y recuperar el dinero, aunque deberá pagar un gravamen de entre un 25% y un 50%, en función de la fecha de cancelación. Además, debe informarse antes, ya que esto no sucede con todos y algunos no se pueden devolver porque forman parte de ofertas especiales o de paquetes de viajes combinados.

No se pueden devolver los billetes que formen parte de ofertas especiales o paquetes de viajes

Cuando la compañía decide anular o suspender el vuelo, deberá facilitar al usuario afectado la posibilidad de elegir entre la devolución del importe completo del billete o bien una alternativa de viaje hacia su destino. Además, está obligada a ofrecerle comida, bebida y un alojamiento cuando sea necesario. Si la empresa no ha comunicado la anulación con suficiente antelación y no propone un transporte alternativo en un horario conveniente al usuario, deberá compensarle también en caso de denegarle el embarque por "overbooking" u otros problemas.

Tanto las compensaciones como las devoluciones deben hacerse efectivas en un plazo de siete días a partir del momento de la anulación y podrán realizarse en metálico, mediante un cheque, una transferencia bancaria o bonos de viaje.

Transporte ferroviario

En el caso de los viajes en ferrocarril, los billetes también pueden anularse, pero siempre que se haga en el periodo comprendido entre la emisión del mismo y hasta cinco minutos antes de la hora de salida del tren. Puede efectuarse en cualquier estación u oficina. Este plazo, sin embargo, varía en un caso puntual: si se quiere realizar la anulación de un billete que se ha emitido por un sistema centralizado de plazas en un lugar donde no hay conexión a este sistema, el plazo para poder cancelarlo finalizará una hora antes de la salida.

Ambas posibilidades suponen un coste que puede variar entre el 10% y el 25% en función del importe, la hora y la fecha de cancelación. No habrá gravamen alguno en caso de que la anulación tenga lugar tres días antes de la salida del tren.

La anulación de billetes de tren, permitida hasta cinco minutos antes de la salida del convoy, no conlleva gravamen si se hace con tres días de antelación

Un billete de tren podrá cambiarse por otro, con tres únicas condiciones:

  • No está caducado.

  • La solicitud de cambio se realiza más de una hora antes de la salida del tren deseado.

  • Los puntos de origen y destino son los mismos.

En caso de que un usuario pierda un tren para el que ya había comprado el billete por un retraso de otro, tendrá derecho a coger otro ferrocarril, a que se devuelva el dinero o a los gastos de alojamiento y manutención que la pérdida le ocasione.

Al margen de la anulación o cambio de billetes, el tique siempre debe conservarse hasta la llegada al lugar de destino. La razón es que, además de incluir un seguro obligatorio de accidentes y uno por pérdida de equipaje facturado, este documento contiene toda la información relativa al viaje: fecha de expedición y de trayecto, tipo de tren y número de asiento.

Transporte en autocar

Así como el billete de tren, el de autocar contiene también una gran cantidad de información que hace recomendable su conservación hasta el final del trayecto. En caso de accidente, hay que presentarlo al seguro en un plazo de 30 días, ya que incluye un seguro obligatorio por daños.

A pesar de la multitud de compañías de autocares que trabajan en España, las bases legales aplicables a todas establecen que un billete ya adquirido puede anularse en dos casos:

  • Con 48 horas de antelación, en cuyo caso al usuario se le devolverá el 90% del importe.

  • Hasta dos horas antes del inicio del viaje, en cuyo caso el cliente recibirá el 80% del precio ya pagado.

Si se superan esas dos horas anteriores a la salida del autocar, el pasajero no tiene derecho a reclamar ningún tipo de devolución, ya que esto crearía un perjuicio a las compañías, que no pueden vender todas las plazas de manera anticipada y están obligadas a reservar al menos un 20% de la capacidad del vehículo para el día de su salida.

VIAJAR EN TAXI

Aunque no hay billete, contratar de manera verbal el servicio público de un taxi también conlleva ciertos derechos y obligaciones, tanto para el taxista como para el usuario. El primero sólo podrá negarse a recoger a un viajero que haya solicitado su servicio de manera personal o telefónica en los siguientes casos:

  • Si el viajero está en estado de embriaguez o intoxicación por drogas.

  • Si se le pide que transite por zonas peligrosas para su seguridad, la de los ocupantes o la del vehículo.

  • Si el número de ocupantes supera el de las plazas del vehículo.

  • Si los viajeros portan equipajes o animales que puedan causar daños al coche.

En los demás casos, el taxista estará obligado a recoger al viajero y a no efectuar la bajada de bandera (mantener el vehículo con el indicativo "libre") antes de que el usuario entre en el taxi, excepto en los casos de reserva telefónica.




Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto