Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Viajes > Ideas y consejos

Tipos de contenidos: Viajes

^

Vuelos a bajo coste

La reducción al máximo de los costes y de algunos servicios, clave del éxito

¿Viajar en avión desde Barcelona a Londres por 19,99 euros el trayecto? ¿O de Madrid a Colonia por sólo 19 euros? Hoy esto es posible gracias a las líneas aéreas de bajo coste, que se han convertido en el sueño de cualquier viajero europeo. La clave de estas compañías está en que reducen sus costes al máximo para poder ofrecer tarifas lo más bajas posibles. Estas compañías han pasado de ser una moda a convertirse en una seria competencia para las aerolíneas tradicionales, que se están viendo obligadas a emprender nuevas estrategias y a recortar los costes para mantenerse a flote.

Un sector en pleno crecimiento

El primer vuelo de bajo coste despegó del aeropuerto de Dallas, en Estados Unidos, en 1971. Este fenómeno no se implantó en Europa hasta 1993, cuando la desregulación del sector permitió a las compañías nuevas competir directamente con las aerolíneas europeas tradicionales. Ni siquiera los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001 han ralentizado su ritmo de crecimiento, mientras las aerolíneas clásicas luchaban contra la bancarrota y la crisis, y subían los precios. Por el contrario, las low cost aprovecharon el tirón y bajaron aún más las tarifas, convirtiéndose en objeto de preocupación para las grandes aerolíneas.

En agosto del año pasado la cuota de mercado de las compañías de bajo coste en Europa era del 8,5%, según los datos de la administración de Aviación Civil del Reino Unido (OAG). Algunos expertos elevan ahora ese porcentaje hasta aproximadamente el 14%. Pero estas empresas, que todavía están despuntando, controlarán entre un 25% y un 30% del mercado europeo en 2010, según un estudio del sector aéreo. Ése es el porcentaje que se les atribuye ahora en EE UU, donde el mercado está más maduro.

España no ha sido ajena a ese crecimiento espectacular, favorecido por ser un país turístico. En poco tiempo aterrizaron en los aeropuertos españoles no sólo las dos compañías más poderosos en este segmento (EasyJet y Ryanair), sino otras como la italiana Volareweb.com, las alemanas Air Berlin, Hapag-Lloyd Express y German Wings, Virgin Express, Basiqair, Air Scotland, Sterling, Norwegian, MyTravel-Lite o BMI Baby. Este tipo de compañías transportaron en nuestro país el año pasado a un total de 31,8 millones de pasajeros, de los que casi la mitad correspondieron a conexiones con el Reino Unido.

¿Cuál es el secreto de estas compañías? La clave está en reducir al máximo todos los costes y prescindir de servicios innecesarios. Para ello, las aerolíneas de bajo coste utilizan las siguientes estrategias:

  • Trabajan con plantillas muy reducidas y carecen de oficinas en el centro de las ciudades.
  • Recortan costes de distribución y se ahorran en los intermediarios, ya que no pagan comisiones a las agencias de viajes y el 80% de los billetes se vende por Internet. También se pueden comprar por teléfono, aunque en este caso cobran una comisión de alrededor de 8 euros.
  • No emiten billetes, para ahorrar hasta en el papel. Los pasajeros reciben únicamente un número de localizador.
  • Se aprovecha al máximo las características de los aparatos, reduciendo las estancias en tierra, y viajan a aeropuertos secundarios para pagar menos tasas aeroportuarias.
  • Reducen al máximo los servicios que ofrecen durante los vuelos; no dan comida ni periódicos gratis. Los pasajeros pueden comprar la comida o la bebida, pero nadie les obliga a consumir.

Paginación dentro de este contenido


Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos



Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto