Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Viajes > Ideas y consejos

Tipos de contenidos: Viajes

Λ

Viajar en clase turista, business o primera

La primera clase ofrece más y mejores servicios, pero el billete puede llegar a costar hasta diez veces más que en las plazas de clase turista por el mismo trayecto

  • Autor: Por ELENA V. IZQUIERDO
  • Fecha de publicación: 16 de enero de 2008

Diferencias en el avión

A la hora de subir al avión, lo más habitual es hacerlo a través del pasillo que comunica la terminal con la aeronave, y en algunos aeropuertos, y dependiendo del tipo de vuelo, se puede viajar en autobús o hacer el camino a pie. Los pasajeros de primera clase pueden recorrer el trayecto en un coche especial conducido por un chófer. Es el caso de Lufthansa, que pone a disposición de sus viajeros un conductor que les lleva hasta las escalerillas del avión en un Mercedes clase S o en un Porsche Cayenne. Los pasajeros que viajan en primera o business también tienen preferencia para subir al avión.

La primera clase del avión está diseñada para que los pasajeros puedan disfrutar de todas las comodidades. Las butacas, el entretenimiento que ofrece la aerolínea, el menú y los detalles con los que cuenta no tienen nada que ver con los de la clase turista, y se diferencian también de los que proporciona la clase business. En turista, los asientos suelen estar bastante pegados a los delanteros y el respaldo es poco reclinable, en torno al 15%. El tamaño suele ser un poco mayor que el de los asientos del autobús o el tren y mover las piernas en ocasiones es difícil. Para salir al pasillo, en muchas ocasiones, quienes viajan en los asientos más próximos a la ventana tienen que pedir al resto de los viajeros de la fila que se levanten, con la molestia que esto ocasiona. En Iberia, las butacas de los vuelos intercontinentales tienen un ancho interior de 43 centímetros, reposacabezas fijo, reclinación del respaldo de 15 centímetros y llevan una bolsa para guardar artículos personales y revistero. La separación entre filas es de 81 centímetros.

En la clase business la butaca es similar, aunque permite un mayor espacio y adaptabilidad porque en los vuelos a Europa, norte de África y Oriente Próximo el asiento central queda libre. El espacio entre filas es de 86 centímetros y el ancho interior de la butaca es de 44, uno más que en turista.

Las butacas de primera clase son reclinables y extensibles hasta formar una cama de casi dos metros

La gran diferencia llega al viajar en primera clase. Iberia pone a disposición de los pasajeros que viajan en business plus butacas reclinables y extensibles hasta formar una cama de 1,90 metros y 66 centímetros de ancho, cubierta exterior rígida que permite más privacidad y una separación entre filas de 152 centímetros. Cuentan también con posavasos y un espacio para guardar objetos personales. Cada asiento dispone de una pantalla táctil de 10'4 pulgadas en la que el pasajero puede disfrutar de 26 canales de vídeo y 15 de audio, lleva una lámpara individual regulable en intensidad, reposacabezas ajustable en altura y diferentes posiciones laterales, doble almohadilla lumbar con función masaje incorporada y reposabrazos abatible. Existen compañías que mejoran aún más estas prestaciones. La cabina de primera clase de Air France cuenta con un máximo de ocho asientos colocados en batería para conseguir más espacio. Las butacas se convierten en camas de dos metros con colchón y edredón de plumas. Y Singapur Airlines tiene lujosos asientos de cuero reclinables y, en su avión más exclusivo, ofrece suites con camas dobles, puerta deslizante, persianas y armario.

En cuanto al entretenimiento en primera, la pantalla personal permite que cada pasajero pueda seleccionar durante el vuelo las películas que quiere ver, la música que desea oír o los juegos con los que quiere entretenerse, todo ello con calidad digital. Iberia, British Airways o Air France son algunas de las compañías que ofrecen una amplia selección de largometrajes de estreno y una gran variedad de canales temáticos en diferentes idiomas, así como una selección de música que el viajero podrá sintonizar. Puede elegir ver las películas en el momento que lo desee, congelar la imagen del film, el sonido de una canción o repetir el diálogo desde el mando de su asiento. Otra de las opciones de entretenimiento está en los videojuegos con los que el pasajero podrá entretenerse. Algunos aviones permiten también ver el vuelo, desde el despegue hasta el aterrizaje, gracias a una cámara exterior situada en el timón de cola. La clase business y la primera cuentan con periódicos nacionales e internacionales que las azafatas reparten de forma gratuita. Mientras, los pasajeros de la clase turista pueden escuchar la música de un número reducido de canales y ver la película que se emite en las pantallas del avión, normalmente previo pago de los auriculares si el viajero no los lleva consigo desde tierra.

En primera clase existe la posibilidad de acceder a las cuentas de correo electrónico o conversar con gente que está en tierra

Otra de las prestaciones por la que muchas personas eligen viajar en primera clase es la posibilidad de acceder a sus cuentas de correo electrónico o conversar con gente que está en tierra. Para quienes viajan por negocios, es un servicio que les permite ganar tiempo en el vuelo y estar conectados con su empresa durante el trayecto. Iberia permite consultar de forma gratuita las cuentas de correo electrónico así como enviar y recibir mensajes. Con un bono que cuesta en torno a 7 euros el pasajero puede mantener conversaciones escritas a través del chat. También puede enviar mensajes sms a móviles o a correos electrónicos desde la pantalla táctil individual de la butaca, y recibir la respuesta durante el vuelo. El coste ronda el euro y medio por mensaje. Las butacas permiten además enchufar el portátil a un conector estándar y a un cargador de energía para no tener que estar pendientes de la batería.

Los clientes de business plus de Iberia pueden utilizar un teléfono individual situado en la consola central de su butaca. Los pasajeros que tienen el billete de clase turista disponen también de varios teléfonos en el avión. El coste de la llamada es de casi 7 euros por minuto o fracción.

Después del viaje

Los primeros en bajarse del avión son los pasajeros que vuelan en clase preferente y en bussines. Los de primera pueden ser recogidos al pie de la aeronave en coches de lujo que les llevan hasta la terminal. Los últimos en abandonarla, son los viajeros de la clase turista que normalmente son trasladados en autobús hasta el aeropuerto, donde recogen las maletas.

Quienes viajan en primera y en business tienen prioridad en la recogida del equipaje y pueden disfrutar de nuevo del spa, la sala vip, masajes, peluquería y duchas. Para finalizar el viaje, los pasajeros de primera pueden ser trasladados a su hotel o residencia en vehículos como limusinas, igual que llegaron. Unos privilegios, en definitiva, disponibles para pocas personas y que convierten el vuelo en todo un lujo.

Clases intermedias

Además de las tradicionales clases aéreas, existen otras divisiones intermedias establecidas más recientemente. Spanair eliminó su clase turista y creó Business Avant, un nuevo modelo en el que los pasajeros disfrutan de servicios similares a los que proporciona business: servicio de catering, mayor espacio entre butacas, acceso a salas vip o prensa gratuita. Los pasajeros de business siguen contando ciertos privilegios como ocupar las primeras filas y tener el asiento central vacío.

Otra de las clases intermedias entre turista y business es la Premium Economy, que ofrece a los viajeros mayor espacio y más servicios sin cobrar por ellos un precio tan elevado. Los asientos son bastante más anchos que en turista y la distancia con las butacas delanteras es mayor. Es una tarifa que permite comprar los billetes de forma preferente, prioridad de embarque y desembarque y llevar un equipaje más pesado. Ya ofrecen esta clase compañías como British Airways o Air New Zeland, y a partir de abril de 2008 pasará a formar parte de este grupo de la australiana Qantas.

Paginación dentro de este contenido




Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto