Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Viajes > Ideas y consejos

Tipos de contenidos: Viajes

Ahora no podemos parar
Λ

Hoteles solo para adultos

Estos establecimientos hoteleros exlusivos para adultos no permiten la entrada a niños ni a adolescentes

  • Autor: Por ELENA V. IZQUIERDO
  • Fecha de publicación: 1 de septiembre de 2012
Imagen: uggboy

No hay piscina infantil y en la de adultos no se ven flotadores o manguitos; no se escucha a niños jugando o llantos nocturnos. A la hora de comer hay tranquilidad, los padres no gritan para que los pequeños dejen vacíos los platos y nadie corretea entre las mesas empujando a los comensales. La música es acorde a los gustos del público adulto y los animadores carecen de cuentos o juguetes infantiles. Son los hoteles sin niños que, cada vez más, constituyen una opción para adultos con o sin hijos que quieren desconectar y pasar unas vacaciones tranquilas. En este artículo se detallan las características de los hoteles para adultos y las distintas maneras de dar con ellos.

Hoteles para adultos, especialización contra la crisis

Una de las fórmulas para salir de la crisis, en casi todos los ámbitos, es la especialización. En el sector vacacional, esto se ha traducido en un incremento de la oferta dirigida a determinados grupos como puede ser el turismo rural, el de aventura, el de países exóticos o los cruceros, más allá del tradicional sol y playa o el de interior.

Muchos de los clientes son parejas que dejan a sus hijos con familiares para pasar unos días tranquilos

Pero ahora, la diversificación es todavía mayor. Estos sectores son mucho más reducidos y se centran en grupos más concretos: gourmets, personas que viajan con perros, gente a la que le gustan los hoteles temáticos decorados como si se tratara de películas, casas en las que pasar miedo o turistas que quieren aprender a pescar en el mar de forma tradicional. A todo esto se han unido, con buenos resultados, los hoteles solo para adultos.

Hoteles sin niños, para desconectar

Los hoteles solo para adultos han generado cierta polémica al vetar la entrada a niños y adolescentes. Hay quien ve en este tipo de negocios una discriminación a los pequeños e incluso creen que es inconstitucional no permitir la pernoctación de padres con menores. Si España fuera un país con pocos alojamientos, sería comprensible la postura de los detractores de estos establecimientos; sin embargo hay más de 15.000 hoteles repartidos por la geografía española y la gran mayoría de ellos tienen infraestructuras y servicios preparados para todo tipo de público.

Los hoteles solo para adultos no suponen un rechazo a la familia, solo se trata de ocupar un nicho de mercado no cubierto hasta ahora

Y es que la filosofía de este tipo de hoteles no parte, en ningún caso, de un rechazo a las familias o a los más pequeños como algunos han querido ver. Consiste solo en ocupar un nicho de mercado que hasta ahora no estaba cubierto. A veces, quienes los regentan son padres o madres de familia, pero saben que numerosos turistas buscan una paz y una tranquilidad en vacaciones que con los pequeños revoloteando no se encuentra. También es cierto que muchos padres tienen conductas permisivas hacia sus hijos sin preocuparse de que molesten al resto de los presentes, con lo que este tipo de hoteles son cada vez más necesarios para quienes desean desconectar de sus niños y del resto de los menores.

Las vacaciones están pensadas para que los niños salten, chapoteen en el agua, se tiren a la piscina, bailen al ritmo de la música de grupos dirigidos a ellos, hagan actividades con animadores que conocen sus gustos y disfruten de comidas especiales. Y para eso hay numerosos hoteles que dan la bienvenida a los más pequeños y les ofrecen lo que más les gusta.

También hay alojamientos en los que las actividades y los horarios van dirigidos a un público adolescente, ruidoso, en cuyas discotecas suena música a todo volumen, con comida menos elaborada y precios bastante más bajos que los de la media. Para cientos de personas este tipo de descanso sería un infierno, por lo que no es de extrañar que proliferen los hoteles diferentes dirigidos solo a adultos que desean tener unas auténticas vacaciones alejados de su día a día.

Hoteles para adultos: principales características

Se trata de alojamientos que, como su propio nombre indica, no permiten la entrada a menores. En algunos se puede hospedar gente a partir de los 15 años y otros extienden su prohibición hasta los 16 o los 18. La mayoría no deja que pernocten personas que no hayan cumplido esta edad.

Es habitual que estos hoteles sean ser más caros que los que admiten niños

Otros hoteles son más flexibles, la entrada no está prohibida y en ciertos casos se pueden hospedar niños, pero no les facilitan que se encuentren cómodos porque no cuentan con menús especiales o actividades dirigidas a ellos y carecen de piscinas o música específica para sus gustos. Este tipo de locales más permisivos indican antes de que el usuario haga la reserva que la prohibición no es absoluta.

  1. Tipos de hoteles

    Al igual que ocurre con otro tipo de alojamientos, hay hoteles sin niños de muy diversos tipos. Pueden estar en la playa, en el entorno rural, en ciudades... La mayoría de estos establecimientos son de cuatro o cinco estrellas, aunque es posible encontrar alguno de inferior categoría.

    En general, se caracterizan por brindar a sus clientes detalles muy cuidados. La gastronomía en los establecimientos sin niños es de alto nivel, al igual que todo lo que rodea al comedor: instalaciones, cubiertos, mantelería y servicio. También las habitaciones se decoran con gusto. Con frecuencia, cuentan con servicios como spa, sauna, circuitos termales y actividades exclusivas para adultos, como excursiones y rutas enfocadas al público mayor de edad. Para momentos de ocio hay fiesta, música que puede ser relajada, actual, pero cuidada y sin que se escuchen acordes dirigidos a adolescentes o niños.

    Estos hoteles pertenecen, por lo general, a cadenas que sí que aceptan familias en el resto de sus establecimientos y ven en los alojamientos para adultos una forma de diversificar su negocio, que además funciona en tiempos de crisis.

  2. Perfil del cliente

    Son personas a las que no les importa pagar más para poder disfrutar de sus vacaciones como desean hacerlo. Los nervios y el estrés que genera la crisis en muchos ciudadanos hace cada vez más necesario desconectar por unos días en un ambiente relajado. En muchos casos, los clientes de estos hoteles tienen hijos menores de edad que dejan en casa al cuidado de otros familiares porque quieren descansar. Por eso mismo eligen hoteles en los que no se permite la entrada a menores: ya que sus hijos permanecen alejados de ellos no quieren que otros niños les molesten.

    También hay parejas sin hijos, o con hijos mayores, y grupos de amigos a los que no les gusta el revoloteo de los pequeños, al menos para las vacaciones, y tampoco los juegos que se hacen en la piscina o la música infantil que muchas veces suena en los hoteles de playa para familias.

    Aunque cada vez son más los españoles que optan por las vacaciones para adultos, los extranjeros son los principales demandantes de habitaciones en los hoteles sin niños.

    Dentro de los locales que no admiten menores empieza a haber especializaciones en función de los gustos e intereses de los clientes. Así se consigue que cada persona pueda encontrar las vacaciones perfectas. Algunos hoteles son nudistas, otros van dirigidos a un público al que le guste cierto tipo de música, la fiesta y también hay alojamientos en los que solo pueden pernoctar mayores de 55 años.

  3. Precios

    La especialización y diversificación, la posibilidad de pasar unos días alejado de los niños, de los padres que ejercen su papel y de las actividades infantiles tiene un precio. Por regla general, este tipo de hospedajes son más caros que los hoteles tradicionales. Pasar una noche en ellos puede costar un 50% más e incluso el doble que otros alojamientos de la zona con la misma categoría que sí admiten niños o adolescentes.

Buscar hotel solo para adultos

Hay varias formas de buscar un hotel en el que solo admitan adultos. Se puede mirar por Internet, tecleando en un buscador "hotel sin niños" y la localidad en la que el usuario se quiere hospedar y aparecerán varias opciones. En los sitios de playa, con un mayor número de establecimientos, será más frecuente encontrarlo que en las zonas con poco turismo.

El boca a boca es otra de las posibilidades. Quien tenga relación con una pareja o un grupo de amigos que ha pasado sus días libres en uno de estos hoteles, conocerá con mayor detalle el lugar y sabrá de primera mano si se adapta o no a sus gustos. También es posible meterse en foros o páginas en las que la gente dé su opinión para estar seguro de que se ajusta totalmente a los requerimientos del viajero.

Pero adelantándose a los problemas que pueda haber para encontrar alojamientos solo para adultos, también hay buscadores especializados que solo muestran hoteles en los que no se admiten niños. Pueden ofrecer casi 300 locales por todo el mundo con la seguridad de que en ellos solo habrá adultos.

Etiquetas:

adultos, hotel, niños


RSS. Sigue informado



Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto