Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal: Vivienda


Estás en la siguiente localización: Portada > Vivienda > Alquiler de vivienda

Tipos de contenidos: Vivienda

Lagundu elikadurari buruzko itzulpen automatikoa zuzentzen
^

Este verano, de alquiler

Visitar el apartamento antes de alquilarlo o conocerlo a través de fotografías o visitas virtuales por Internet ayuda a evitar sorpresas y disgustos, así como firmar un contrato

  • Fecha de publicación: 21 de julio de 2009
Imagen: shaners becker

"En vacaciones no quiero hacer las camas, ni hacer la compra, ni cocinar, ni fregar". O "prefiero estar una semana en lugar de dos pero no dar ni golpe: las vacaciones son para descansar, desconectar con las obligaciones y las rutinas". Es una postura que conduce casi invariablemente al hotel con media pensión o pensión completa, y a visitar, y pagar cada día, restaurantes y bares. Y tiene mucho predicamento en nuestra sociedad. Quizá la mayoría de nosotros suscribiríamos este planteamiento, pero preferimos obviarlo y no hacernos ilusiones. Nos pueden el realismo, las modestas posibilidades de nuestra economía o, que también puede ser, el cálculo de la inacabable cuenta de gastos de no dar ni golpe todo el día y, claro está, en algunos casos incluso el espíritu ahorrativo. Sin embargo, también hay personas que gustan de la fórmula del apartamento -indudablemente más barato que el hotel, sobre todo si se viaja en familia- no sólo porque es más económica sino porque propicia la comunicación, el reparto de tareas y la vida en común, porque es más entretenido y dinámico, siempre hay algún cocinillas que disfruta luciéndose, se puede invitar a amigos o nuevos conocidos, "estás casi como en casa"... Desde luego, no ofrece las comodidades de un hotel, difícilmente está tan bien situado ni resulta tan competitivo en precio como un camping.

Sin embargo, alquilar un piso o casa es una alternativa que satisface las expectativas de millones de usuarios cuando se plantean el formato residencial en que disfrutarán de sus vacaciones. Extrañará a más de uno, pero el verano de 2008, según el Instituto de Estudios Turísticos (ITE), el alquiler de viviendas fue la opción turística preferida, por encima de los alojamientos en hotel, para las estancias de una semana. La ventaja principal puede sintetizarse en que ofrece "más por menos": menor precio del alojamiento y reducción drástica del gasto en comidas y bebidas, ya que uno mismo hace cada día la compra (comida, bebida, helados...) y puede cocinar en casa. Y si siempre conviene evitar gastos, más aún en plena coyuntura de crisis económica e inestabilidad laboral como la actual.

Evitar sorpresas

Según un barómetro de Ipsos sobre cómo serán las vacaciones de los europeos, este año elegiremos en mayor proporción que nunca el alquiler para disfrutar del descanso estival. En España, la intención de alquilar ha pasado en un solo año del 73% del verano pasado al 81% que se pronostica para esta temporada. ¿Hará el auge del alquiler que este formato vacacional ignore la crisis y no ajuste sus precios este verano? Sabido es que muchos hoteles veraniegos se están ajustando el cinturón y ofreciendo tarifas atractivas, inferiores incluso a las del año pasado, pero persiste la duda de si los apartamentos y, en general, las viviendas de diverso formato que se alquilan en zonas turísticas, acondicionarán sus precios a la contracción del mercado vacacional y de la afluencia de turistas.

El principal motivo de las reclamaciones sobre apartamentos alquilados es la falta de correspondencia entre el inmueble descrito y el real

Todo apunta a que, de algún modo, también los apartamentos (sobre todo, los ubicados en las zonas de turismo más masificado) deberán achicar tarifas y competir con hoteles, campings y otras posibilidades de alojamiento. La crisis aprieta y lo hace para todos. Se puede constatar que se acortan las estancias y que los precios del alquiler se mantienen, e incluso, en algunas zonas y pueblos con exceso de oferta bajan de manera significativa respecto a años anteriores. Pero este ajuste de tarifas en modo alguno debe suponer un recorte de las garantías de los arrendatarios. Se recomienda, para evitar sorpresas desagradables y disgustos en el alquiler del alojamiento vacacional, seguir estos tres pasos: conocer la vivienda, ya sea mediante fotos o con una visita personal, antes de formalizar el trato; acordar con el propietario el precio y el resto de condiciones antes del inicio de la estancia; y, como siempre, firmar un contrato que se debe leer -en su caso, redactar- con todo detenimiento.

Nada de citas a ciegas

De la misma forma que no se compra un coche sin haberlo visto antes y conocer sus características más relevantes, tampoco debe alquilarse un apartamento sin haber comprobado cómo es en realidad. Traducido a nuestras coordenadas actuales: es mejor verlo 'in situ', pero como a veces no será posible, habrá que conformarse con ver numerosas y representativas fotos o con una visita virtual mediante Internet. Pero no con menos: el principal motivo por el que los inquilinos tramitan reclamaciones sobre apartamentos alquilados es la falta de correspondencia entre el inmueble descrito en el anuncio o promesa y el real. Ubicación y superficie del piso inexactas, electrodomésticos y mobiliario en mal estado e higiene inadecuada son las quejas más comunes.

Por eso, antes de cerrar el acuerdo hay que cerciorarse de que la vivienda cumple con lo prometido. Internet es hoy, junto a las opciones más tradicionales (solicitar los servicios de una agencia inmobiliaria de la zona y recurrir a los anuncios de particulares en prensa) el medio más utilizado para arrendar una vivienda durante los meses de verano. Si la vivienda nos interesa porque, según las descripciones, parece cumplir con nuestras necesidades y preferencias, acordemos con el propietario una visita para conocerla a fondo. Y si no es posible visitarla, conviene solicitar al arrendador o a la agencia un dossier fotográfico en el que se muestren las principales estancias de la vivienda, los accesos y vistas (para comprobar la distancia real a la que queda la playa, por ejemplo), así como los servicios complementarios con los que cuenta: piscina, jardín, parque infantil cercano...

La señal, no más del 40% del precio final

Despejadas las dudas sobre las condiciones en las que se encuentra la vivienda, si el usuario concluye que le interesa ese apartamento o casa, lo más habitual es que el propietario o la agencia inmobiliaria que en su caso ejerce de intermediaria, soliciten al cliente el pago de una señal, un dinero que, una vez en manos del propietario, garantiza la reserva del piso, y que, naturalmente, será descontada de la suma a pagar por la estancia. La señal suele representar entre el 20% y el 30% del precio final acordado, y no parece necesario pagar un monto superior, aunque puede aceptarse que llegue hasta el 40% del total, y no más. La señal es una garantía para el inquilino, porque se asegura la reserva del apartamento o casa en las fechas acordadas, y para el arrendador. Porque en caso de cancelación a última hora, puede quedarse con el importe de la señal como compensación de esa renuncia que puede impedirle alquilar la vivienda a otro cliente.

Antes de efectuar el pago de la señal el inquilino debe asegurarse de que el titular de la cuenta y el dueño de la casa son la misma persona

La forma más común de pagar la señal es mediante transferencia bancaria. Si, finalmente, el alquiler se concreta de particular a particular, antes de efectuar el pago de la señal el inquilino debe asegurarse de que el titular de esa cuenta y el dueño de la casa son la misma persona. Para ello, en el momento de efectuar la transferencia se puede preguntar en la entidad bancaria el nombre del titular de la cuenta que recibirá el dinero. Si no coinciden, hagamos las pertinentes averiguaciones. De esta manera, se evitarán engaños y estafas, que no tienen por qué ocurrir. La prevención nunca está de más.

Paginación dentro de este contenido




Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto