Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal: Vivienda


Estás en la siguiente localización: Portada > Vivienda > Compra de vivienda

Tipos de contenidos: Vivienda

^

Vivir en una urbanización

Parejas jóvenes con hijos de corta edad son los principales demandantes de estas viviendas

  • Autor: Por ANDONE MARÍN
  • Fecha de publicación: 11 de septiembre de 2008
Imagen: galfred

Tranquilidad, sensación de seguridad e instalaciones deportivas y lúdicas a pie de escalera. En definitiva, calidad de vida. Esto es lo que muchas personas buscan a la hora de elegir su lugar de residencia. La urbanización privada, por sus especiales características, se ha convertido en opción de quienes buscan huir del bullicio de la calle y un ambiente sosegado y familiar. Precisamente porque cuenta con un entorno que procura libertad, aunque con seguridad, parejas jóvenes y con hijos de corta edad son los mayores demandantes de este concepto de vivienda.

Un espacio comunitario

Una urbanización privada acoge todo un abanico de opciones de vivienda, con una oferta variada para necesidades y bolsillos de lo más dispar. Al igual que cualquier otro domicilio que da a la vía pública, dentro de una urbanización privada, nuestro hogar puede consistir en un pequeño ático o en un chalet de lujo, con todas las variables intermedias.

La diferencia más destacable en la práctica es contar con una zona exclusiva de recreo

Este tipo de vivienda es un espacio de propiedad privada, generalmente cerrado, que puede estar constituido por viviendas unifamiliares, adosados, bloques de viviendas o incluso parcelas en las que edificar el nuevo hogar. Los propietarios de esas viviendas o parcelas comparten la propiedad de un espacio común con zonas ajardinadas e instalaciones deportivas o recreativas comunes. Ésta es la diferencia más destacable en la práctica: contar con una zona exclusiva de recreo para el uso y disfrute de los vecinos.

Ambiente familiar

Si hay algo que destaque entre las bondades que subrayan quienes viven en una urbanización privada, es el ambiente familiar que se respira. Contar con un espacio al aire libre pero que al mismo tiempo esté cerrado para que los niños jueguen y campen a sus anchas sin tener que preocuparse hace de las urbanizaciones privadas una opción muy válida para las familias con hijos de corta edad. No en vano, tal como explica Rosa Barciela, responsable de ventas de una de ellas, afirma que el perfil del comprador coincide con el de "parejas jóvenes con niños, o jóvenes que se van a casar". Barciela destaca la importancia que se da a que "los niños puedan disfrutar de una zona privada, tranquila, sin coches y con seguridad, en lugar de estar en la calle o en sitios cerrados". Además, a partir de las relaciones que establecen con otros niños de la urbanización, "los niños organizan su propia vida social",y "se generan pandillas según edades".

Precisamente para los habitantes más jóvenes de la urbanización, estos espacios comunes posibilitan el desarrollo de diferentes actividades para ocupar su tiempo libre, por ejemplo, en verano, mientras sus padres trabajan o se dedican a otras actividades. Algunas empresas se dedican a organizar actividades deportivas a medida de cada urbanización y grupo de edad, ya sean clases de pádel o tenis, natación, talleres y juegos, para que los pequeños disfruten sin tener que desplazarse y al cuidado de un responsable, ya sea un educador, animador, técnico deportivo o monitor de tiempo libre, según el caso.

ADMINISTRAR LOS ESPACIOS COMUNES

Cabe imaginar que la gestión de los servicios contratados por una de estas comunidades resulta complicada, o al menos, ocupa cierto tiempo. Por ello, y tal como ocurre en comunidades de vecinos del bloque tradicional, lo más habitual y práctico suele ser contratar los servicios de un administrador que se encargue de todo lo relativo a los servicios comunitarios. Así, el profesional se encargaría de hacer el seguimiento de los contratos de mantenimiento y de los servicios a la comunidad, gestionar las incidencias y reparaciones relacionadas con ellos, de la emisión y cobro de recibos, y de la preparación de las nóminas y seguros de los empleados, además de asistir a la junta anual para dar cuenta de la situación de las cuentas.

El coste por estos conceptos dependerá del número de servicios que se deban gestionar y del número de vecinos implicados. Por ejemplo, un administrador que se encargara de la gestión y supervisión de la piscina, el jardín, las instalaciones deportivas, los ascensores, el alumbrado común, el aire acondicionado y la calefacción centralizada, la conserjería y la póliza de seguro podría costar, en total, alrededor de 750 euros a una comunidad de 50 copropietarios. Algunas empresas dedicadas a estos menesteres ofrecen descuentos a partir de cierto número de servicios, o a comunidades compuestas de un determinado número de viviendas.

Paginación dentro de este contenido

  •  No hay ninguna página anterior
  • Estás en la página: [Pág. 1 de 2]
  • Ir a la página siguiente: Entorno verde »

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos



Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto