Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal: Vivienda


Estás en la siguiente localización: Portada > Vivienda > Compra de vivienda

Tipos de contenidos: Vivienda

Concurso Interescolar
Λ

Vender un piso en plena crisis: cómo calcular su precio

El precio que se paga por las casas del entorno, el tipo de zonas que rodean la vivienda, su antigüedad y el estado de conservación son los parámetros más útiles para deducir su valor real

  • Autor: Por ELENA V. IZQUIERDO
  • Fecha de publicación: 18 de junio de 2010

El mercado de la vivienda se halla, como la mayoría de los sectores, en una situación de gran inestabilidad. Lejos de los años en que los pisos se vendían con facilidad y por encima de su valor al poco tiempo de anunciarlos, hoy la situación es más complicada. También es más difícil acertar con el precio, ya que se desconoce si su importe seguirá a la baja, se estancará o comenzará a subir. Aspectos como el dinero que se paga por las casas del entorno, las zonas que rodean la vivienda, la antigüedad del edificio o su estado de conservación son algunos parámetros que sirven para que el propietario calcule del modo más preciso posible la cantidad que los compradores están dispuestos a abonar por su piso.

El primer paso, comparar

Al decidir la venta de la vivienda, uno de los aspectos más destacados es acertar con la cantidad que se pide. Si es muy elevada, puede provocar que el piso pase meses, e incluso años, con el cartel de "se vende" colgado del balcón. Por el contrario, si el dinero solicitado es demasiado bajo, el propietario del piso se deshará de él con rapidez, pero se arriesga a perder una elevada cantidad de dinero, en una transacción que puede ser de las más importantes que haga en su vida.

Por este motivo, es necesario conocer algunos aspectos sobre la valoración de la vivienda, que permitan al vendedor orientarse en el momento de poner precio a su casa.

Los portales de compraventa de viviendas ayudan a fijar el precio del piso que se quiere vender

Uno de los aspectos que más puede ayudar a decidir cuánto se pedirá por el piso es conocer el dinero que se requiere por otras viviendas similares en la misma zona. Sus propietarios habrán realizado los mismos cálculos que ahora debe hacer el futuro vendedor, con lo que éste contará con un buen apoyo antes de poner su anuncio.

Las inmobiliarias de la zona son de gran ayuda para realizar estas comparaciones. Es frecuente que en sus escaparates expongan diferentes viviendas donde se muestra, con varias fotografías, el número de habitaciones, metros cuadrados, antigüedad del edificio y cantidad que se pide por ellas. Sólo hay que valorar si, a primera vista, son mejores o peores que la casa que se pondrá en venta, para tener una primera idea -muy general y modificable- del precio inicial. La mayoría de las inmobiliarias fijan un coste algo más elevado, entre el 3% y el 5%, para ganar una plusvalía por el piso que se vende.

Otra pista pueden darla los conocidos o amigos que hayan vendido su casa. Ellos podrán explicar las dificultades con las que se encontraron en su momento, el precio que fijaron en un principio y el que obtuvieron al final. Para calcular el coste del metro cuadrado, el Ministerio de Vivienda cuenta con tablas que indican, mes a mes, cuánto se paga por los pisos, si suben o bajan en función de la zona.

Un instrumento muy útil lo proporcionan los portales de compraventa. En ellos se pueden encontrar un sinfín de pisos clasificados por ciudad, zona, número de habitaciones o metros cuadrados. Sin salir del domicilio, se puede echar un vistazo a todas las viviendas del barrio donde está ubicada la casa que se quiere poner en venta. Además, en general, aportan gráficos sobre la evolución de los precios y la cantidad que se paga por metro cuadrado. Algunos incluso describen la zona, por si el comprador olvida destacar algún dato importante del barrio.

Una vez que se ha calculado el precio base, el futuro vendedor lo podrá incrementar o disminuir en función de los servicios o alrededores de la zona donde se habita.

Qué elementos se valoran en la zona

El precio del metro cuadrado de la zona se calcula a partir de un gran número de parámetros. Ante viviendas de las mismas características -los mismos metros, la misma antigüedad, el mismo número de habitaciones-, el precio dependerá de la localidad y de la zona.

  • La ciudad o el pueblo donde se encuentre la casa es un aspecto determinante en el momento de fijar el precio. En algunas localidades, el metro cuadrado se dispara, mientras que en otras puede costar incluso diez veces menos. Si la casa está en una aldea aislada, con muy pocos habitantes, el precio de venta será muchísimo menor que si se ubica en la capital. Esto se puede consultar en las estadísticas del Ministerio de Vivienda.

  • Por lo general, si el inmueble está situado en un lugar con zonas verdes o con parques infantiles, será más caro que si carece de ellos. También encarecen el piso los servicios cercanos: se valoran los centros de salud, colegios o institutos, así como supermercados, locales de hostelería, comercios, farmacias, cines o centros de ocio. Si el piso que se quiere vender tiene estos servicios en su entorno, el vendedor puede sumar a su casa unos miles de euros.

  • El tipo de barrio es fundamental. Si es un área insegura, deteriorada o marginal, con alto índice de hechos delictivos, poco importan las ventajas anteriores, ya que la vivienda está devaluada por su entorno. Cuando se concentran diversas discotecas en los alrededores o zonas de "botellón", también pierde valor. Lo contrario sucede en otro tipo de zonas, residenciales o de alto nivel adquisitivo.

  • Los accesos y medios de transporte también son claves. Tener una parada de autobús junto al edificio o una estación de metro en las proximidades, eleva el valor de la vivienda. Ocurre lo mismo si está próxima a los accesos por carretera a zonas urbanas o bien comunicada con los principales lugares de trabajo. Si no cuenta con zona de aparcamiento regulado por el que haya que pagar y los vehículos se estacionan con facilidad de manera gratuita, el precio también se incrementa.

Paginación dentro de este contenido

  •  No hay ninguna página anterior
  • Estás en la página: [Pág. 1 de 2]
  • Ir a la página siguiente: Estado del edificio »

Etiquetas:

casa, piso, precio, vivienda, zona


RSS. Sigue informado



Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto