Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Alimentación

Bebidas energéticas

Beber más de cuatro unidades al día puede ser perjudicial para la salud

Avisos institucionales

Con todo lo dicho, el Comité Científico de la Alimentación (CCA) de la Unión Europea ha puesto el grito en el cielo. Explican que el término ‘bebida energética’ es «subjetivo y comercial», aunque dudan de su legalidad. De hecho, este organismo considera que algunos de los componentes -taurina o derivados de la glucosa- de los referidos refrescos pueden causar problemas -diarreas, temblores, arritmias, o irritabilidad- cuando se relacionan entre sí tras la ingesta de más de tres o cuatro latas, que parece ser el límite inocuo para su consumo diario. En este sentido, la agencia sueca de seguridad alimentaria considera que una unidad de estas bebidas energéticas contiene la misma taurina que 500 vasos de vino tinto.

Por su parte, la Asociación Estadounidense de Diabetes señala que el «uso excesivo de ginseng -otro de los componentes de estas bebidas- puede derivar en la disminución del nivel de azúcar de la sangre, por lo que puede acarrear graves daños a los diabéticos». Además, por su composición y efectos, la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda tildar a estos refrescos de ‘estimulantes’, antes que calificarlos de ‘energéticos’.

Una bebida para cada situación

La OMS asegura que el desconocimiento de la composición de estas bebidas puede provocar en quienes las consumen de manera habitual contratiempos sensibles en su organismo. Estos productos contienen suplementos como vitaminas, proteínas o hidratos de carbono que, en cantidades por encima de las recomendadas, pueden ser contraproducentes para la salud humana. Conviene leer detenidamente su composición y evaluar su ingesta en función de las enfermedades o dolencias de cada uno.

En este sentido, el mercado español ofrece una amplia gama de bebidas con la coletilla de ‘energéticas’. Es importante conocer para qué están recomendadas, porque ninguna de ellas es un refresco al uso. Así, se puede hacer la siguiente distinción:

  • Bebidas metabolizantes o estimulantes. Son las descritas en este reportaje. Facilitan la quema de grasas al hacer alguna actividad física. Son adecuadas para beber con la práctica de ejercicio aeróbico, como correr o esquiar. Su consumo está recomendado para antes o durante la realización de actividades que implican un gran esfuerzo, aunque no lo están para hipertensos.
  • Isotónicas. Están pensadas para rehidratar al organismo durante el ejercicio físico. Aportan minerales y vitaminas y se pueden ingerir antes, durante o después de la práctica deportiva. Se trata de productos como Isostar.
  • Bebidas con hidratos de carbono. Son ideales para entrenamientos intensos en los que se quema gran cantidad de calorías y se pierde mucho líquido (largas carreras a pie o ejercicios aeróbicos, siempre que el consumidor no padezca sobrepeso. También se comercializan en forma de barritas y batidos energéticos, muy apropiados en los casos en los que no se ha producido la ingesta de alimentos, ya que sus azúcares aportan la energía necesaria. Su venta se puede encontrar en gimnasios.
  • Bebidas con proteínas y aminoácidos. Son las que se prescriben para hacer ejercicios de musculación y pesas. Reponen el glucógeno en el organismo. Si no se ha realizado un gasto de energía considerable su uso puede ser contraproducente, ya que se hará trabajar en exceso al hígado. También se las puede encontrar en gimnasios o tiendas especializadas en la venta de complementos deportivos.

Paginación dentro de este contenido

  • Ir a la página anterior: « 
  • Estás en la página: [Pág. 2 de 2]

Etiquetas:

bebidas isotónicas


Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones