Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Alimentación

Dieta y ganancia de peso en el embarazo

Nueve kilos es el peso mínimo recomendado por los especialistas que debe ganar una mujer durante la gestación

¿Qué se puede comer para ganar peso?

/web/es/alimentacion/en_la_cocina/recetario/imgs/48832.jpgEn caso de tener un peso por debajo de la norma, lo indicado es incluir una serie de alimentos extra. Aquí se presentan algunas posibilidades para incluir en la dieta de la mujer embarazada con bajo peso.

Lácteos
Conviene tomar lácteos enteros o semidesnatados, pero sin abusar de ellos para no sobrecargar la dieta de grasa saturada y de colesterol. Para salir de la monotonía del vaso de leche o del yogur, se pueden añadir lácteos a otros platos como los batidos, las ensaladas o la carne.

Cereales
Este amplio grupo de alimentos se puede consumir en cualquier momento del día y de formas muy diversas. Arroz, maíz, avena, trigo y sus derivados se admiten en la dieta de la mujer embarazada siempre y cuando ésta no esté diagnosticada de alguna intolerancia.

Patatas
Las patatas admiten numerosos acompañamientos.

Frutos secos
Los frutos secos concentran, en poco volumen, energía y numerosos nutrientes especialmente requeridos por la mujer embarazada, como las proteínas o las grasas insaturadas, y variedad de vitaminas (ácido fólico, vitamina E y vitamina B1) y minerales (potasio, fósforo, magnesio, hierro y calcio). Estas son razones nutricionales que justifican el interés de incluir los frutos secos si se quiere ganar peso. Las nueces, las almendras o los pistachos, entre otros frutos secos, se pueden incluir en numerosos platos.

Ensaladas
Las ensaladas no tienen por qué representar siempre el plato ligero del menú. Si se aliñan con una cantidad adecuada de aceite de oliva y se acompañan de otros ingredientes, además de las hortalizas, se consiguen ensaladas con un gran aporte calórico.

A estos consejos culinarios, se deben sumar otras recomendaciones dietéticas. Es de gran ayuda, para evitar que la futura mamá se sacie demasiado pronto, repartir la comida de todo el día en 5 o 6 tomas, para reducir así las cantidades en cada una y no saturar ni el apetito ni la funcionalidad del sistema digestivo, que durante el embarazo va más lento. Para las comidas y las cenas, la opción de elegir platos únicos completos también es un buen consejo. Por ejemplo, un plato de garbanzos con arroz y huevo duro, puré de patata relleno de verduras y atún o verduras con bechamel y trozos de carne.

Paginación dentro de este contenido


Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones