Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Alimentación

EE.UU. podría empezar a vender carne y leche de animales clónicos antes de un año

Algunos criadores acumulan ya crecientes números de vacas y cerdos clonados para un eventual consumo humano

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: lunes 23 septiembre de 2002
img_vacasp
En Estados Unidos, la industria agropecuaria parece tener muy claro que existe a la vuelta de la esquina un rentable mercado para los productos procedentes de vacas o cerdos clónicos. Y según los indicios avanzados por el diario "Washington Post", la "comida clonada" podría hacerse una realidad tangible en los establecimientos alimenticios norteamericanos para el año que viene. Una oferta que aunque en principio cuenta con el visto bueno de un grupo de especialistas de la Academia Americana de Ciencias, no deja de plantear toda una inquietante polémica en términos de seguridad alimentaria.

Algunos criadores, pioneros en una tecnología que podría llegarse a convertir en rutina para la producción de alimentos, ya han empezado a acumular pequeños pero crecientes números de animales clónicos para un eventual consumo humano. Aunque en la actualidad sólo existe un centenar de estos animales en granjas repartidas por todo el país, si se confirma su potencial económico, no resulta descabellado pensar en un futuro de cerdos y vacas exactamente iguales. Mercado cárnico que en EE.UU. mueve ahora 35.000 millones de dólares anuales.

Precios astronómicos

Estos ejemplares experimentales, con unos precios todavía astronómicos, prometen máxima productividad. Tentativamente y según estimaciones del sector, el primer producto con más posibilidades de comercializarse sería la leche producida por vacas clónicas de raza Holstein, más la carne de ternera de sus crías. La carne de cerdo Smithfield clonado podría llegar al consumidor norteamericano para el 2004 o el 2005. Contemplándose también la eventual posibilidad de producir en serie salmones y pollos.

La luz verde para comercializar la carne y la leche de animales clónicos se ha producido este verano con la publicación de un exhaustivo estudio de la Academia Americana de Ciencias. El informe ha recalcado que las técnicas de clonación aplicadas a estos animales de consumo humano se centran únicamente en copiar ejemplares adultos sin alterar sus genes. Según Eric Hallerman, biólogo del Instituto Politécnico de Virginia y uno de los autores de este dictamen producido tras un año de deliberaciones, "las preocupaciones generadas sobre la seguridad de estos alimentos son exageradas".

Grupos de oposición

No obstante, la Administración de Alimentos y Medicamentos norteamericana (FDA) ha solicitado informalmente a los productores que no procedan de forma inmediata a la comercialización de estos productos hasta que no concluya sus propias pesquisas sobre seguridad alimentaria. El órgano regulador espera pronunciarse a finales de este año pero sin muchas posibilidades de oponerse si no se descubren claras evidencias de peligro.

Una de las grandes trabas para esta tecnología la plantean los grupos defensores de animales. Según estos activistas, bien organizados en Estados Unidos, la clonación industrial supone imponer enormes sufrimientos tanto para los animales clónicos como para sus madres subrogadas. Estas prácticas implican por el momento un gran número de abortos espontáneos y estrés para las hembras utilizadas como madres subrogadas.

Defectos genéticos

Teóricamente, los animales clónicos obtenidos a partir de transferencias nucleares de células adultas son copias muy aproximadas de sus progenitores y no deberían suponer un riesgo alimenticio. Pero múltiples investigaciones científicas han confirmado que las técnicas de clonación alteran patrones genéticos, con la posibilidad remota pero real de afectar a productos como la carne o leche a través de mutaciones.

Por ahora se han detectado en estos animales experimentales cientos de genes anormales que se traducen en mayor riesgo a la hora de sufrir artritis, obesidad y otros problemas físicos. De hecho, uno de los principales temores de los especialistas de la FDA es que los criadores no se limiten a clonar sino también a introducir manipulaciones genéticas para lograr animales superproductivos.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones