Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Alimentación

El gasto en alimentación creció un 4% en 2005, hasta los 1.307 euros por persona

Los nuevos modelos de hogar han provocado que el desembolso en alimentos crezca más que el consumo

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: miércoles 1 marzo de 2006
Cada español dedicó en 2005 una media de 1.307 euros (109 euros al mes) a comprar alimentos, y consumió 654 kilogramos-litros, según datos del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación dados a conocer ayer. Los productos frescos supusieron la mitad del desembolso. Así, la mayor parte del dinero se dedicó a la adquisición de carnes (un 27,6% del total), pescado (11,9%), productos lácteos (11,4%), frutas (10,2%), hortalizas (9,4%), y panes, pastas y bollos (7,1%).

La proliferación de los nuevos modelos de hogar impulsó el gasto alimentario hasta los 77.810 millones de euros durante el año pasado, un 4,1% más que en 2004. Parejas adultas sin hijos, divorciados sin vástagos a su cargo y jóvenes recién emancipados constituyen los tipos de familias que más crecen y ya representan un 20% de la población. Estas formas de convivencia han provocado que el desembolso en alimentos crezca mucho más que el consumo, que sólo repuntó un 0,8%.

Los consumos varían en función del tipo de hogar. Las parejas con niños, que constituyen el colectivo mayoritario (26,5% del total) y son los mejores gestores de su presupuesto, basan su alimentación en platos preparados, lácteos, bollería y agua mineral. Cuanto más pequeños son los hijos, mayor es el gasto. Estos gustos, salvo por los pasteles, son compartidos por los jubilados (21,5%), que se caracterizan por buscar los precios más bajos, preferir los alimentos tradicionales y cuidar su salud.

Dentro del colectivo de hogares emergentes, las parejas adultas sin hijos (9,2% de la población) comparten las preocupaciones de los retirados, pero gastan más en carne, frutas, hortalizas, pan y refrescos. Los adultos independientes (6,6%) dedican la mayor parte de su desembolso a pescado, pan, frutas y bollos. Los jóvenes independizados (4,5%), autocalificados como "innovadores e impulsivos", lo que priorizan es ahorrar tiempo, y por ello apuestan por los platos preparados, la bollería, la carne y los refrescos.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones