Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Alimentación

El Gobierno prepara la normativa que regulará en 2006 la coexistencia de cultivos tradicionales, ecológicos y modificados genéticamente

Esta reglamentación tiene por objeto evitar la contaminación entre diferentes tipos de cultivo y ganar la confianza del consumidor

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: miércoles 20 julio de 2005
Los secretarios generales de Agricultura y de Medio Ambiente, Fernando Moraleda y Arturo Gonzalo Aizpiri, respectivamente, anunciaron ayer en rueda de prensa conjunta que el Gobierno ultima la normativa de coexistencia de cultivos tradicionales, ecológicos y con Organismos Genéticamente Modificados (OGM) con el objetivo de que empiece aplicarse el próximo año.

La reglamentación que ahora se prepara sobre cultivos transgénicos combinará un proyecto de real decreto Ley de coexistencia que establecerá las obligaciones legales a cumplir por agricultores y empresas para evitar la contaminación, con el proyecto de Ley de Semillas, que incluye el régimen sancionador, y la futura trasposición de la directiva europea medioambiental.

La política del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA), según explicó Moraleda, "no contempla como prioridad los cultivos transgénicos, sino la calidad e identidad de las producciones agroalimentarias", e insistió en la necesid ad de un marco normativo que ponga fin "a la discrecionalidad" en la materia, para reforzar la confianza de los consumidores y salir del anterior "enfoque equivocado".

Según este decreto Ley de coexistencia, que deberá ser ratificado en la Conferencia Sectorial de Medio Ambiente de octubre, se obligará a los agricultores a comunicar al órgano competente de la comunidad autónoma en cuestión, con un mes de antelación a la siembra, su voluntad de cultivar transgénicos, así como informar a los agricultores colindantes y a los que se encuentren en la zona de aislamiento.

Asimismo, además de emplear semillas o materiales de reproducción controlados oficialmente, deberán conservar durante cinco años las etiquetas en los envases que indican que están modificados genéticamente, e informar por escrito a la persona a la que vendan el producto de su cosecha sobre la especie y denominación de la variedad.

El proyecto de real decreto Ley recoge también las medidas a apli car en el proceso productivo que incluyen requisitos sobre preparación de la siembra, cuidado de las parcelas durante y después de la cosecha, así como sobre transporte y almacenamiento de estas variedades, mientras que las empresas de semillas deberán especificar toda la información para el cumplimiento de la normativa.

En cuanto a la Ley de Semillas, actualmente en tramitación parlamentaria en el Congreso, especificará el régimen sancionador para casos de incumplimiento de las reglas de coexistencia, como el respeto de plazos o trazabilidad de etiquetas, con multas de hasta 300.000 euros.

El tercer elemento de esta reglamentación, la trasposición de la directiva medioambiental, permitirá el acceso a la información sobre cultivos transgénicos para avanzar en la seguridad jurídica.

Además, Los ministerios de Agricultura y de Medio Ambiente desarrollarán también un Plan Nacional de Supervisión que se revisará cada año y que incluirá todos los controles neces arios para vigilar el cumplimiento de las normas de coexistencia, tanto en el cultivo como en la comercialización de productos, en colaboración con las comunidades autónomas.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones