Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Alimentación

España y Chile aplicarán la genómica para criar merluza en cautividad

Estudiarán el genoma de esta especie y su fisiología para seleccionar los procesos que faciliten su crianza controlada

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: miércoles 25 enero de 2006
Chile, principal caladero natural de la merluza austral, y España, primer consumidor mundial de la especie, firmarán esta semana un acuerdo pionero en el mundo para intentar reproducirla a escala comercial aplicando técnicas de investigación genómica. Este proyecto arrancará con un presupuesto de cuatro millones de euros para los próximos tres años, financiado al 50% por Genoma España y su contraparte chilena, la Comisión Nacional de Investigación Científica y Tecnológica (CONACYT).

Empresas chilenas han logrado ya el nacimiento de ejemplares de merluza austral ("Merluccius australis") en cautividad pero, tras unos primeros pasos exitosos, han tropezado con el bajo rendimiento de los procesos. Los mecanismos de reproducción no están controlados y la tasa de mortalidad de las larvas antes de llegar al estadio juvenil de 70 días es tan alta que lastra todo el proyecto.

Es en este punto donde los investigadores de España y Chile pretenden aplicar sistemas de investigación y desarrollo (I+D), como complemento a los procedimientos tradicionales en la acuicultura, "en los que se juega con la dieta, la luz y la temperatura" para obtener el mejor rendimiento de los peces estabulados, según explica José Luis Jorcano, director general de Genoma España.

Jorcano aclara que no se trata de introducir modificaciones genéticas en busca de "merluzas transgénicas", sino de investigar el desconocido genoma de la especie y su fisiología con aplicaciones biotecnológicas como los marcadores genéticos o los microchips, para, a partir de ahí, seleccionar los procesos que faciliten su cría controlada, la selección de razas o las líneas más resistentes para su cultivo intensivo en granjas.

Tanto españoles como chilenos desean obtener resultados positivos a medio plazo. No obstante, el proceso tiene sus incertidumbres porque "la merluza es una especie genéticamente desconocida" y cabe el riesgo de que aún solucionando los problemas técnicos de su crianza, la productividad sea menor y poco rentable.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones