Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Alimentación

Ginkgo Biloba como complemento dietético

Algunas de las virtudes medicinales asociadas a este suplemento necesitan acreditar su valía mediante un mayor número de investigaciones

  • Autor: Por

  • Fecha de publicación: martes 27 mayo de 2008
Img ginkgo biloba Imagen: josh jackson

El extracto seco concentrado de las hojas del ginkgo se concibió como suplemento nutricional para la población sana con el objetivo de mantener un estado óptimo del sistema circulatorio y de la función cerebral. En la actualidad, también se utiliza como ingrediente de medicamentos para tratar enfermedades circulatorias y trastornos cerebrales. A pesar de que existe numerosa bibliografía científica que avala sus virtudes sanitarias, algunas investigaciones son limitadas y son necesarios más estudios que acrediten todas las acciones terapéuticas que se le atribuyen.

Ginkgo y función cerebral

/imgs/2008/05/infusiones1.jpg

Parece que la acción conjunta de sus flavonoides y de los ginkgólidos, como agentes antioxidantes y estabilizadores de las membranas de las células, puede evitar la peroxidación lipídica causante de las placas de ateroma que obstruyen los vasos cerebrales. La mejora del flujo sanguíneo en la microcirculación del cerebro podría actuar de manera positiva sobre la sintomatología de enfermedades cerebrales de origen isquémico, originadas a consecuencia de la reducción del flujo sanguíneo.

El bilobálido proporciona cierta acción neuroprotectora pero todavía no se conoce su mecanismo de actuación

Varios ensayos clínicos han evaluado la acción del complemento dietético de ginkgo biloba en el tratamiento del síndrome denominado “insuficiencia cerebral”. Esta disminución del flujo sanguíneo en las arterias cerebrales conlleva falta de concentración, confusión, fatiga, mareo, dolor de cabeza, depresión y ansiedad. Parece que el ginkgo biloba mejora estos síntomas pero se necesitan estudios de mayor calidad para hacer una recomendación clara al respecto.

Lo cierto es que la literatura científica en conjunto indica probadamente que el ginkgo biloba beneficia a las personas en un estado inicial de la enfermedad de Alzheimer o con demencia causada por múltiples pero pequeños infartos cerebrales. Está acreditada su acción similar a los medicamentos inhibidores de la acetilcolinesterasa, que es una enzima que actúa sobre el neurotransmisor acetilcolina, cuya deficiencia podría ser una de las causas de la enfermedad de Alzheimer.

Existe otra sustancia en este extracto con una demostrada acción neuroprotectora de la que todavía no se conoce su mecanismo de actuación. Se trata del bilobálido, un terpeno que protege las células del sistema nervioso. Estudios realizados sobre animales indican que el bilobalide o bilobálido puede ayudar a las neuronas dañadas a regenerarse.

La mejora en la circulación implica un mayor aporte de oxígeno y de nutrientes a las células cerebrales, lo que algunos autores aducen como razón principal de la evolución favorable de la función cognitiva en personas mayores con deterioro cognitivo. La pérdida de memoria, la degeneración macular o la sordera relacionadas con la edad parecen mejorar con el uso de extracto de ginkgo biloba, aunque habrá que esperar a más evidencias para prescribir este producto como tratamiento de estas afecciones.

Paginación dentro de este contenido


Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones