Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Alimentación

Hábitos alimentarios de los inmigrantes en España

Se adaptan con facilidad a la comida española, aunque siguen siendo fieles a sus alimentos más tradicionales

Comidas, bebidas y horarios

En líneas generales, las comidas que realizan los inmigrantes son platos típicos de la gastronomía española. Quienes vienen de países europeos aprecian la variedad de productos, y los que proceden de América Central y del Sur aceptan la comida de España. No obstante, el estudio indica que la encuentran menos sabrosa que la propia.

Miembros de la Asociación de Trabajadores Inmigrantes de Marruecos en España, (ATIME), señalan que sus comidas son similares a las españolas, puesto que son variantes de la “dieta mediterránea”, con excepción de los productos derivados del cerdo, que no se consumen por motivos religiosos. Por estas causas tampoco suelen beber vino, una bebida básica en la tradición gastronómica española.

El almuerzo constituye la principal comida del día de los inmigrantes en España, con una estructura tradicional de “primer plato, segundo y postre”. Está compuesto de una amplia variedad de productos, tales como carnes, aves, ensaladas, y con un especial protagonismo para el arroz, sobre todo para los inmigrantes de América Central y del Sur: en países como Colombia o Ecuador el arroz cumple la función que tiene el pan en la mesa española. En general, los encuestados tratan de almorzar en su casa para mantener el carácter familiar de esta comida, pero una parte importante debe hacerlo en el trabajo.

La diferencia más significativa con respecto a las costumbres de sus países de origen se produce en el desayuno, que pierde importancia a favor del almuerzo y se compone de café, leche, cacao o infusiones acompañadas de pan, bollería industrial o galletas.

Para los inmigrantes de América Central y del Sur, el desayuno abundante se mantiene los fines de semana, cuando se dispone de tiempo para su preparación y se puede compartir en familia. Estos desayunos suelen ser muy completos: arroz con huevo, salchichas, pan, café y frutas tropicales. Productos como el maíz, muy utilizado por los sudamericanos para acompañar con la carne, así como el plátano verde, la yuca, el aguacate o las papayas -presentes hoy en día en los comercios españoles- son considerados muy caros y menos naturales o frescos que los que venden en sus países de origen.

Con respecto a la cena, ésta suele ser más ligera; se compone tan sólo de un plato de sopa, bocadillos, frutas o yogur. Los productos que suelen consumirse en la última comida del día son ensaladas, verduras, carnes, pescado y pollo.

Los inmigrantes se adaptan con facilidad a los horarios españoles, en muchos casos trabajan como empleados en casas de familias o en la hostelería, un hecho que sin duda facilita su adecuación. En algunos casos mantienen sus hábitos, como los inmigrantes procedentes del resto de Europa, que suelen adelantar la hora de la cena respecto a los españoles, pero generalmente adoptan las costumbres españolas. Un 94% de los encuestados respondió que la principal bebida que consumen es el agua pero también mantienen un elevado porcentaje de consumo de refrescos y zumos, ya sean naturales o envasados, especialmente los inmigrantes procedentes de América Central y del Sur.

El consumo de alcohol dista de ser significativo; por el contrario, solamente la cerveza, consumida por el 24%, ocupa un lugar destacado. Esta bebida también suele ser consumida entre los inmigrantes magrebíes, a pesar de que el alcohol está prohibido por las normas de la religión musulmana, mayoritaria en este colectivo.

Paginación dentro de este contenido


Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones