Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Alimentación

La falta de acuerdo bilateral con EE.UU. impide a la UE defender los vinos europeos

En España podría afectar a los caldos de Málaga y Jerez, y otros como los Rioja estarían a salvo

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: miércoles 21 agosto de 2002
Estados Unidos tiene la intención de producir vinos que lleven las denominaciones Rioja, Jerez y Málaga, lo que ha generado un profundo malestar entre los productores de estos caldos, y puede llevar al Gobierno español a presentar un contencioso administrativo ante el Tribunal de La Haya tal y como ha anunciado el Ministerio de Agricultura.

De momento, la Unión Europea no puede invocar ningún acuerdo bilateral con Estados Unidos para exigirle que respete las denominaciones de origen de los vinos europeos y debe contentarse con expresar su descontento. Por mucho que apele a Bruselas, el Consejo Regulador de la Denominación de Origen de Vinos de Málaga y sierras de Málaga no obtendrá un apoyo práctico de la Comisión Europea. "No podemos hacer gran cosa, porque carecemos de un acuerdo bilateral con Estados Unidos" sobre vinos y licores, explicó un portavoz comunitario. Estos acuerdos son los que establecen las normas de comercialización de estos productos con cada país firmante, protegiendo las denominaciones de origen o, eventualmente, marcando pautas para su explotación comercial.

Con Estados Unidos, comentó el portavoz, "sólo existe un intercambio de cartas, que empezó en los años 80 y que se va renovando de vez en cuando" pero, cuando surge un conflicto como el de los vinos de Málaga, esta correspondencia "no tiene valor de acuerdo comercial". Con Canadá, otro país que está intentando usurpar las denominaciones, ya se está negociando tal acuerdo pero "las discusiones están bloqueadas por el momento, precisamente en esta cuestión de las denominaciones de origen", añadió.

Aunque la Comisión Europea cree vislumbrar "una cierta voluntad política" en Washington para empezar a tratar un acuerdo de esta índole con la UE, la realidad es que los conflictos se acumulan sobre el uso de denominaciones europeas por parte de productores vinícolas estadounidenses. Además del contencioso del vino de Málaga y de Jerez, existen quejas de, por ejemplo, los productores de los vinos de Chablis y de Borgoña en Francia o los de Oporto en Portugal.

El plagio que se está gestando y que ha sido denunciado por el Consejo Regulador de la Denominación de Origen de Vinos de Málaga y el del vino de Jerez viene amparado por las autoridades estadounidenses y canadienses, que recogen estas denominaciones en sendas listas de vinos que pueden ser producidos y comercializados en su territorio. Las quejas de la UE, sin embargo, no disponen de una base legal suficiente para alterar estas prácticas.

El citado portavoz insistió en que "por ahora, este contencioso deberá resolverse en bilateral, entre España y estos dos países", una respuesta que ya prepara el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación. Y añadió que "la Comisión está totalmente dispuesta a empezar a negociar un acuerdo" con EE.UU. pero "la voluntad de una sola de las partes no es suficiente".

Mientras tanto, el ministro de Agricultura, Miguel Arias Cañete, aseguró ayer que no le consta modificación alguna en la Ley Federal de Administración de las Bebidas Alcohólicas en Estados Unidos, cuyo reglamento de aplicación ya consideraba semigenéricas desde 1997 denominaciones europeas como Chianti, Málaga, Madeira, Port o Sherry, entre otras.

El Rioja, a salvo

En el caso de España, las denominaciones Jerez y Málaga están contempladas en la legislación estadounidense de forma que pueden aplicarse a vinos producidos en los Estados Unidos, aunque hasta el momento no se han producido. Esta situación no afecta a otros tipos de vino, como el caso de los de "Rioja", por ejemplo, que goza de una protección superior en Estados Unidos, aunque no del mismo nivel de la que tiene en la Unión Europea.

El Gobierno español apoya tanto las negociaciones bilaterales que la Comisión de la UE está realizando con Estados Unidos como la posición de la UE en el seno de las negociaciones que actualmente se realizan en la Organización Mundial del Comercio (OMC).

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones