Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Alimentación

Las verduras, indispensables en nuestra dieta

El mejor modo de disfrutar de una despensa repleta de vegetales es aprovechar su temporada, que garantiza frescura y buen precio

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: martes 22 marzo de 2005
Las verduras y hortalizas son alimentos indispensables en nuestra dieta debido a su riqueza en vitaminas, minerales, fibra y sustancias con acción antioxidante, grandes aliadas de la salud.

Vegetales en casa

El mejor modo de disfrutar de una despensa repleta de vegetales es aprovechar las épocas de oferta y así adquirirlos cuando están a menor precio. Para que esto resulte rentable conviene comprar en buenas cantidades, por lo que es importante conocer cómo se pueden conservar las verduras y hortalizas una vez que están en casa.

Uno de los modos más sencillos y prácticos de conservar estos alimentos es embotándolos. Algunos de los vegetales que se conservan de este modo con más frecuencia son los pimientos y el tomate. Para elaborar correctamente este tipo de conservas conviene que los vegetales no están muy verdes (pueden perder parte del sabor) ni muy maduros (podrían romperse). Antes de envasar las verduras, es importante asegurarse de la eliminación de posibles gérmenes y de la inactivación de enzimas, por lo que hay que someter al vegetal a un escaldado durante unos minutos. Este tiempo dependerá del tipo de vegetal que se vaya a escaldar, de la cantidad y de su dureza. A la hora de introducirlo en el bote conviene dejar un espacio de un centímetro en el borde superior y eliminar las burbujas que hayan podido formarse dando golpes suaves. A continuación se limpia el borde del bote con un trapo húmedo y se cierra al vacío. Aquí no finaliza el proceso ya que los botes han de esterilizarse una vez que están llenos y cerrados para que el alimento no se altere por la presencia de microorganismos. Para ello se envuelven los botes con un trapo y se introducen en un olla exprés cubriéndolos con agua sin que ésta llegue a las tapas. Una vez que las conservas están elaboradas resulta útil colocar en el bote una etiqueta con la fecha de elaboración de la conserva, ya que conviene consumirlas antes de un año.

La congelación es otro de los métodos de conservación de alimentos más empleados. En el caso de que se desee congelar vegetales, hay que saber que éstos deben limpiarse bien y escaldarse previamente para mejorar su conservación. Después de dejarlos enfriar, se envasan al vacío (se puede emplear un bolígrafo para hacer el vacío en casa) en bolsas especiales para congelar y se coloca en ellas una etiqueta para saber cuál ha sido la fecha de entrada en el congelador.

Éste es el modo de mantener nuestra despensa y nuestra mesa repleta de verduras y hortalizas sin que el presupuesto doméstico se vea excesivamente encarecido.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones