Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Alimentación

Los españoles duplican el gasto en comer fuera de casa, según el INE

Este incremento explica la caída del consumo de alimentos básicos, como los huevos y el pan

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: lunes 25 octubre de 2004
Los españoles han duplicado su presupuesto en comer fuera de casa y han pasado de 270 euros anuales de media que se gastaban en 1980 en restaurantes y cafés, incluidos los comedores escolares, a 548 en 2002, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE). Este incremento explica, según el INE, la caída del consumo de alimentos básicos, como los huevos y el pan.

Por el contrario, el porcentaje de gasto destinado a la alimentación en los hogares ha descendido y ha pasado de suponer la mitad del presupuesto familiar en los años 50 al 17,8% en la actualidad. Aún así, España se sitúa entre los países europeos que más gastan en la cesta de la compra.

Los franceses se dejan en comida un 13,5% del presupuesto; los italianos, un 13,7%; holandeses y belgas, un 10,1%, y los británicos e irlandeses son los menos proclives al gasto alimentario, con un 8%. En el otro lado de la balanza, países como Chipre, Eslovenia, Estonia, Letonia, Lituania o Eslovaquia presentan porcentajes que rondan el 20%.

El huevo es el alimento básico cuyo consumo ha registrado un descenso más acusado en España. En concreto, ha caído un 60% en dos décadas, entre otras razones porque durante años se ha relacionado con el aumento de colesterol. Actualmente se toman 215 huevos al año, frente a los 300 de 1987.

Desde el Instituto del Huevo señalan que sólo un 20% de la población responde con elevaciones de colesterol plasmático a ingestas relativamente elevadas de huevos.

Entre las ventajas para la salud de este alimento, los nutricionistas destacan que la yema contiene lecitina o fosfatidilcolina, que actúa en el desarrollo de la función cerebral y la memoria y limita la absorción del colesterol que contiene. Además, su riqueza en antioxidantes puede ayudar en la prevención de la degeneración macular y contribuir a retrasar la aparición de cataratas.

Otro producto clave de la dieta mediterránea como es el pan también ha descendido su consumo en los últimos años y se aleja de las cifras de 1964, cuando ocupaba el segundo puesto dentro de los hábitos alimentarios de los españoles y su adquisición acaparaba un 15% del presupuesto en comida.

Con 58 kilos por persona y año, España es el país europeo donde menos pan se come frente a franceses e italianos, que consumen 75 y 70, respectivamente. Estas cantidades se alejan en cualquier caso de los 90 kilos de pan por persona y año que aconseja la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones