Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Alimentación

Menorca, auténtica cocina mediterránea

Los pescados, el queso y el popular "gin" son algunas de las piezas clave de su gastronomía

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: miércoles 6 julio de 2005
La salsa mahonesa es uno de los productos míticos de esta isla, ya que aunque hay quien lo cuestiona, parece que en ella se encuentra el origen de esta popular salsa. De hecho, se dice que su nombre se debe a la ciudad de Mahón, capital de la isla.

Queso y "gin"

El queso de Mahón es inconfundible gracias a su forma cuadrada, a su color blanco en el interior y anaranjado en la corteza y a su excelente sabor. Su textura hace posible que este queso sea igual de sabroso si se como solo y crudo, como si se gratina junto a unas patatas, un plato de pasta, o si se baña con un buen aceite de oliva y se sirve como aperitivo.

Junto al queso, el "gin" es otro de los productos más significativos de Menorca. Es un aguardiente que poco tiene que ver con los que el visitante haya podido probar hasta el momento, y lo cierto es que aunque su nombre parece indicar lo contrario, tampoco se parece demasiado a la ginebra inglesa. Esta especial bebida se inventó en la isla y se puede degustar tanto sola como con limonada, aunque en este caso no habría que pedir un "gin" sino una "pomada".

Pescado y productos de la huerta

Cualquier plato de pescado que se desee degustar en Menorca va a tener un aspecto y sabor excelentes. Sobretodo, es aconsejable no abandonar la isla sin probar su arroz con langosta, estandarte de su gastronomía popular.
La caldereta de dátiles de mar es uno de los platos que más llama la atención de los comensales, tanto por su nombre como por su aspecto, ya que estos originales dátiles son en realidad un tipo de molusco con forma cilíndrica y color marrón cuyo aspecto recuerda al de los dátiles de las palmeras. La gastronomía menorquina también permite al turista degustar exquisitos platos de carne como las perdices a la menorquina o las trenzas de cordero.

La calidad de sus hortalizas y verduras, convierte a estos productos en protagonistas de algunos de los platos menorquines de mayor reconocimiento. Este es el caso de la "oliaigua", un nombre que significa "aceite y agua", y que engloba además de estos dos alimentos, diferentes hortalizas como tomate, pimiento verde, cebolla, ajo y pimienta. Un plato especialmente recomendable para todo aquél que se acerque a la isla para degustar su auténtica gastronomía.

Postres únicos

Además de la famosa miel de Menorca, existe un buen número de platos que pueden poner un punto dulce a la comida. Este es el caso del chocolate con ensaimadas, los buñuelos con arrope (un mosto hervido con consistencia de jarabe), los turrones, o el "cuscussó", un postre navideño de origen árabe que se elabora con sémola de cuscús, manteca de vaca, azúcar y por supuesto miel.
Si el paladar del comensal se decanta más por un postre salado, además de poder disfrutar de un buen trozo de queso de Mahón, puede optar también por las "formatjades" unas sabrosas pastas saladas, típicas de la época de Pascua.

Todo un festín desde el comienzo hasta el final que consigue que el viajero no olvide esta isla.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones