Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Alimentación

Sanidad revisará el sistema de sanciones en el caso de los pollos con salmonela

Cree que la empresa fabricante, SADA, se avendrá a un acuerdo para pagar las indemnizaciones

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: miércoles 21 septiembre de 2005
El Ministerio de Sanidad y Consumo revisará el sistema de sanciones en materia de seguridad alimentaria. El caso de los pollos contaminados con salmonela ha demostrado que la tipificación de infracciones contenida en la Ley General de Consumo es demasiado vaga y necesita ser actualizada, según dijo ayer el presidente de la Agencia de Seguridad Alimentaria (AESA), Félix Lobo, quien avanzó la próxima creación de un Plan Avanzado de Inspección de Alimentos.

Durante su comparecencia ante la Comisión de Sanidad del Congreso, Lobo informó que el Ministerio estudia reclamar indemnizaciones a la empresa SADA, cuyos pollos infectaron a más de 2.800 personas. Añadió que la compañía seguramente intentará evitar llegar a los tribunales y accederá a pagar los costes sanitarios de los pacientes que consumieron sus productos, de los cuales 302 tuvieron que ser hospitalizados.

El presidente de la AESA culpó a SADA de la crisis, que dejó "ciego" el conducto para suministrar salsa a los pollos, lo que impedía el acceso de productos desinfectantes. Para Lobo, se trata de un error que aún hoy no logra explicarse. A pesar de la conducta negligente de los fabricantes, reconoció que después de originado el problema, la disposición de la empresa a colaborar para erradicar el brote ha sido excelente. Por esta razón, Lobo cree que se avendrá a un acuerdo económico para sufragar las indemnizaciones, que podrían rondar los cinco millones de euros.

Funcionamiento "ejemplar"

El responsable de la Agencia argumentó que el sistema de alerta tuvo un funcionamiento "ejemplar". No en vano, recordó, desde que a las 11:39 horas la Comunidad Valenciana avisara de los primeros casos hasta que se activó la alerta "sólo pasaron 40 minutos".

La portavoz del PP y el presidente de la AESA discreparon en el alcance del problema. Mientras para los populares se trató de una crisis alimentaria en todo regla, Félix Lobo rechazó tal calificación, dado que el daño se podía prevenir, reducir o eliminar, como ocurrió con la inmovilización de los pollos. De hecho, a los pocos días de ordenar la retirada de los productos el número de afectados disminuyó "muy considerablemente".

Lobo consideró necesario introducir mejoras en materia de seguridad alimentaria, y abogó por abundar en la información del etiquetado de los productos. Además, anunció una revisión del protocolo de gestión de alertas y propugnó que se incorporaran a la red de alerta alimentaria las cadenas de distribución.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones