Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Alimentación

¿Se puede llevar una dieta saludable con el salario mínimo?

Hay alimentos básicos que no pueden faltar en un menú que se conciba como equilibrado y saludable

Cuatro millones y medio de trabajadores ganan menos de 1.218 euros al mes, según los datos más recientes del Instituto Nacional de Estadística (INE). La cifra -que no contempla a los autónomos ni, desde luego, a los parados- representa a casi 2 de cada 10 asalariados del país. De ellos, el 44% gana menos de mil euros mensuales y un 6% percibe el salario mínimo: 641 euros al mes. ¿Es posible llevar una dieta saludable con este presupuesto cuando, además, hay que hacer frente a otros gastos? Manutención, suministros domésticos, hipoteca (o alquiler)… y una crisis que ha elevado la tasa del paro al 25% y dibuja el alarmante escenario en el que cada vez hay menos hogares donde todas las personas trabajan. Durante 2012, más de medio millón de familias han visto cómo uno de sus miembros se quedaba sin empleo. ¿Se puede comer bien en tiempos de crisis si el ingreso mensual no supera los 650 euros al mes? El siguiente reportaje intenta responder a esta pregunta.

La comida, un mordisco importante en la economía doméstica

Imagen: Daniel

La Encuesta de Presupuestos Familiares 2009, que emite con carácter regular el Instituto Nacional de Estadística, pone de manifiesto que el gasto medio por hogar en este período fue de 30.411 euros, lo que supone una bajada de 4,8 puntos respecto al año anterior, mientras que el gasto por persona se situó en 11.365 euros anuales. En cuanto a su distribución, el 14,4% lo dedicaron a alimentación y bebidas no alcohólicas, mientras que la mayor parte se la llevó la vivienda, con un 29,4% del presupuesto, y en menor medida los transportes, con un 12%. Estos datos, trasladados a un «mileurista» medio, con un sueldo mensual de 1.100 euros, indican que tendría que dedicar 158 euros todos los meses a la alimentación, 323 euros a su vivienda y 132 euros al transporte. Esto no coincide con otros estudios que detectan un mayor desembolso económico para hacer frente a estos gastos, tanto para la alimentación como para la vivienda, en función del régimen (alquiler, hipoteca u otras fórmulas).

El mayor gasto por hogar se registró, como es habitual, en los hogares formados por una pareja con hijos (36.747 euros en 2009), seguidos de las parejas sin hijos (28.767) y los hogares constituidos por un adulto con hijos (26.338). Las personas que viven solas supusieron los hogares con menor gasto, con valores medios de 15.636 euros para las personas de 65 o más años y de 20.837 euros para las menores de 65 años. Se constata en todos los casos analizados que los gastos son superiores a los ingresos que generan los «mileuristas», cuyo tope máximo es de 13.400 euros.

Presupuesto en alimentación

Según un estudio realizado por la Federación de Usuarios-Consumidores Independientes (FUCI) sobre los hábitos alimenticios de los consumidores españoles en relación con su jornada laboral, seis de cada diez españoles comen fuera de casa al no tener tiempo suficiente para regresar a su hogar, sobre todo en Madrid y Barcelona, donde el porcentaje se eleva hasta al 80%. En otras capitales con menor densidad de población, se reduce por debajo del 50%.

En función de las rentas de cada trabajador y de sus necesidades específicas, el presupuesto que tienen que dedicar para satisfacer esta exigencia se sitúa en una franja comprendida entre 150 y 350 euros, con un coste medio nacional de 257 euros. De acuerdo a las fluctuaciones expuestas, se pueden dar muchas variaciones para hacer efectivo el mencionado desembolso, desde la media de 330 euros en Madrid, a la más asequible de Cáceres, fijada en 220 euros, según el estudio.

El alza del precio de los productos frescos es el factor que más ha encarecido la cesta de la compra

En cualquiera de los casos, si se suman las comidas realizadas tanto en el hogar como fuera de él, el presupuesto alimenticio, para no elevar las necesidades de quienes ganan 1.100 euros al mes, se situaría en una cantidad a partir de 350 a 400 euros por persona, como media. A los usuarios en esta situación se les plantea también otra interrogante: conocer si con este presupuesto mensual se puede llevar una alimentación saludable, que prime las sustancias que el cuerpo necesita para realizar diferentes funciones (proteínas, grasas o lípidos, carbohidratos o glúcidos, vitaminas y minerales), o si por el contrario una limitación en este presupuesto puede conducir a una alimentación deficitaria y que pueda repercutir en la salud de sus consumidores. Incluso más, puesto que la cesta de la compra de productos de alimentación se ha encarecido un 2,1% durante el cuarto trimestre de 2010 respecto al trimestre anterior, debido al alza de los productos frescos, según los últimos datos del Observatorio de Precios del Comercio Minorista del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio.

Con una cuota mensual de 430 euros correspondientes a la hipoteca, más 350 euros destinados a la cesta de la compra y entre 100 y 200 euros de media para abonar las principales facturas domésticas, se llegaría a ajustar el presupuesto, incluso a costa de evitar ciertos gastos, en cuanto a la compra de vestuario, utilización del coche y los derivados del ocio y tiempo libre.

RECETAS POR 2,5 EUROS POR COMENSAL

Entre las más de 3.400 recetas que conforman el extenso recetario de EROSKI CONSUMER, se dispone de más de 350 ideas por menos de 10 euros. Todas las propuestas están planteadas para 4 personas, por lo que en este supuesto cada comensal puede planificarse un menú de tres platos (primero, segundo y postre) sabroso, rico y con fundamento nutritivo a un precio muy asequible.

El aprovechamiento de los restos de comida es un recurso para economizar y optimizar el uso que se da a todos los platos cocinados. Esta opción permite que la comida no se tire, sino que se reutilice. Las sobras se aprovechan, por muy pequeñas que sean, para cocinar recetas originales, novedosas, sencillas, rápidas y muy nutritivas. Canelones, croquetas, pudines y flanes, croquetas y empanadillas son algunas de las preparaciones elaboradas con restos de otros platos principales. Hay interesantes trucos de cocina para preparar en poco tiempo y por poco dinero platos originales distintos a las elaboraciones cotidianas, como los escabeches con sobras de pescado, los
flanes de verduras o los huevos rellenos, donde se puede variar el relleno según los restos de comida disponibles. El cuidado al conservar estos, calentarlos o recalentarlos es elemental para comer con seguridad y sin riesgos o aprovecharlos para elaborar con ellos otras recetas.

Por otra parte, una ayuda inestimable para aliviar el desembolso de la cesta de la compra es atender las promociones mediante cupones de descuento, días de ofertas especiales u otras.

Paginación dentro de este contenido

  • Ir a la página anterior: « 
  • Estás en la página: [Pág. 2 de 2]

RSS. Sigue informado

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto