Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Alimentación

UPA-Andalucía advierte de que la campaña del tomate de industria será la peor de los últimos años por la plaga de la heliothis

La organización agraria prevé unas pérdidas económicas de 8,1 millones de euros

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: miércoles 15 julio de 2009
La Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos (UPA Andalucía) ha alertado de que este año la campaña de recolección del tomate de industria, que se desarrollará entre el 15 de julio y el 15 de septiembre, será la peor de los últimos años como consecuencia del ataque de la plaga de la heliothis, que mermará la cosecha en un 25%, con unas pérdidas económicas que superarán los 8,1 millones de euros.

La organización agraria atribuye esta situación a la prohibición por parte de la UE de utilizar materias activas como el Tiodicarb y el Metomilo, hasta ahora eficaces para controlar el ataque de los lepidópteros. Según UPA Andalucía, los agricultores se han quedado "sin alternativas eficaces, lo que ha provocado que las plagas queden fuera de todo control y que el rendimiento medio de cada hectárea se reduzca desde los 78.109 kilos del pasado ejercicio de 2008, hasta los poco más de 58.582 previstos para la actual campaña de recolección estival".

Este año se han cultivado en Andalucía 5.248 hectáreas de tomate para industria, concentradas principalmente en la comarca del Bajo Guadalquivir a su paso por las provincias de Sevilla y Cádiz, que arrojarán una producción de 313,3 millones de kilos.

Según UPA Andalucía, "el tomate industrial se había perfilado como una de las pocas alternativas agrarias en esta zona frente a otros cultivos industriales, como el algodón y la remolacha, que resultaron drásticamente limitados como consecuencia de las últimas reformas comunitarias".

En este contexto, UPA-Andalucía pide a las administraciones que "muestren sensibilidad para asegurar la viabilidad del tomate industrial en el futuro, al tratarse de un cultivo eminentemente social y única alternativa que está quedando para los agricultores del Bajo Guadalquivir después de las últimas reformas comunitarias, por lo que reivindica, además, garantías de recursos hídricos para próximos ejercicios".

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones