Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Bebé > Bebés > 6 meses-1 año

¿Cómo pasear al bebé con seguridad?

Utilizar la silla de paseo del niño para colgar las bolsas de la compra puede ser peligroso, como también no colocar los arneses como se indica en las instrucciones de este producto

Salir a dar un paseo con bebé en su silla no es considerada una actividad peligrosa, sin embargo, como con todo lo que rodea a un niño pequeño, siempre es conveniente ser precavido y estar alerta ante cualquier riesgo o posible accidente. A continuación se explica si son seguras todas las sillas de paseo para niños, y cuáles son peligrosas, y se detalla la normativa de seguridad que se aplica a estos artículos. Se recogen también cinco medidas de seguridad para que el paseo con el bebé no implique ningún peligro.

Imagen: Ed Yourdon

¿Son seguras todas las sillas de paseo para bebés?

¿Qué silla para el paseo del bebé compro? Esta es una de las dudas que se plantean los padres cuando están a punto de recibir a un nuevo hijo en el hogar. En la elección de este accesorio imprescindible priman por lo general tres cuestiones fundamentales: estética, comodidad y precio. Sin embargo, además de estos factores, es necesario tener en cuenta otro aspecto esencial, la seguridad del niño.

Aunque en apariencia todas las sillas de paseo se presuponen seguras para el bebé, puede no ser siempre así. Según un estudio de la Comisión de Seguridad de Productos del Consumidor de Estados Unidos, solo durante 2010 más de 12.800 menores de cinco años fueron atendidos en urgencias hospitalarias de ese país por lesiones y accidentes asociados a las sillas de paseo.

Algunos de estos incidentes son provocados por hacer un mal uso de las sillas. Pero otros son consecuencia de un fallo de seguridad del propio artículo.

Antes de adquirir la silla de paseo del niño hay que verificar que cumple con la normativa de seguridad

En España, hace cinco años, se ordenó la retirada de varios modelos de sillas de paseo para niños tras varias denuncias de consumidores. Estas sillas presentaban diversos "defectos o irregularidades que implicaban riesgos de diversa consideración" para los pequeños, como lesiones, malas posturas, riesgo de atrapamiento o asfixia, e incluso ciertos fallos en el sistema de frenado de las sillas de paseo.

Asimismo, en el año 2009, la citada comisión estadounidense obligó a sacar del mercado un millón de unidades de varias sillas de paseo infantiles ante la queja de los usuarios, por el riesgo de que los dedos de los pequeños pudieran quedar atrapados en su mecanismo. Algo similar ocurrió en 2011, con la retirada de dos millones de sillas de paseo para niños, por un presunto peligro de estrangulación de los bebés con los arneses de seguridad de estos artículos.

Sillas de paseo para bebés seguras: normas

Imagen: MamaPyjama

Para prevenir estos inconvenientes, antes de adquirir la silla de paseo es recomendable verificar que cumple con la normativa de seguridad aplicable a estos productos. En este caso, la norma europea EN 1888:2012 especifica los requisitos de seguridad para los transportes de ruedas de pequeños hasta 15 kilos.

Para obtener esta acreditación, los modelos de sillas de bebé deben superar un estricto control de pruebas de seguridad y resistencia que evalúan los siguientes aspectos:

  • No toxicidad para el niño. Tanto los materiales como la superficie de la silla de paseo con la que puede estar en contacto el menor no deben ser tóxicos para el pequeño, ni provocarle irritación.

  • Resistencia y estabilidad. Se trata de verificar que, a lo largo del tiempo y con un uso normal, la silla mantiene la resistencia mecánica al peso del bebé y a la carga habitual en su cestilla. Por otra parte, debe mostrarse estable aunque esté en una pendiente de al menos 12 grados de inclinación.

  • Diseño. Es necesario evaluar la silla para comprobar que su diseño y las formas de su estructura no implican riesgo de atrapamiento de los dedos, pies o cabeza del pequeño. Asimismo, es preciso corroborar que no existen piezas pequeñas desmontables que el niño se pueda llevarse a la boca y atragantarse con ellas.

  • Elementos de protección. La silla debe incorporar arneses de seguridad para retener al pequeño en su sitio durante la marcha y mientras esté sentado en ella. También tiene que contar con un debido sistema de frenado que impida la movilidad de la silla cuando está estacionada.

Cinco medidas para una silla de paseo segura

Pero que la silla cumpla con la normativa no garantiza su total seguridad y la protección del bebé durante el paseo. Para que el uso de este artículo sea seguro, es recomendable tener además en cuenta algunos consejos esenciales:

  • Cuidado al abrir y cerrar la silla. Cualquier silla con partes móviles puede causar daño en las manos del niño, si las coloca en el mecanismo durante su apertura o cierre. Por eso, conviene mantener alejado al pequeño de la silla mientras se abre o se cierra y nunca cerrar la silla mientras que el menor se encuentre sentado en ella. Asimismo, cuando se abre la silla es importante verificar que queda perfectamente desplegada y bloqueada para evitar el cierre.

  • Sujetar bien al niño. Los sistemas de retención de las sillas de bebé están diseñados para que el pequeño no pueda salirse por sí mismo ni pueda caerse de ella. Para que esto no ocurra, es preciso colocar los arneses tal como se indica en las instrucciones del producto, y ajustarlos siempre bien al tamaño del menor.

  • Utilizar los frenos. Las sillas de bebé incorporan un sistema de frenado que impide el desplazamiento cuando permanece estacionada. Es imprescindible hacer uso de este dispositivo en todo momento cuando se detenga la marcha, no solo cuando esté en pendiente, puesto que el movimiento del niño puede hacer que se desplace solo u otro menor por descuido puede empujarlo, con el riesgo que esto implica.

  • Limitar el peso que se cuelga en la silla. Con frecuencia, el manillar de la silla de paseo se emplea como medio de trasporte para las bolsas de la compra. Es conveniente limitar este uso y no sobrecargar la silla, puesto que un peso excesivo puede provocar que vuelque hacia atrás con el niño en su interior.

  • Anclar bien las piezas. Muchas sillas incluyen un capazo y un portabebé que se adapta al chasis para transportar al pequeño durante los primeros meses. Es aconsejable verificar siempre que estos elementos están bien colocados con los sistemas de anclaje de seguridad que impiden que se separen de la silla durante la marcha.

RSS. Sigue informado

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones