Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía doméstica

Barcelona recupera una “precaria” normalidad tres días después del apagón

El sistema es "vulnerable" porque gran parte de la energía la proporcionan generadores provisionales

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: jueves 26 julio de 2007

Barcelona vive en estos momentos una "precaria" normalidad tres días después del inicio del gran apagón que dejara a oscuras a 350.000 abonados. Los equipos generadores de energía instalados para paliar la situación han permitido devolver el suministro a la práctica totalidad de los afectados. Fecsa-Endesa afirma que sólo una "cola residual" sigue sin luz.

La compañía eléctrica dio por "prácticamente normalizada" la situación a las ocho menos cuarto de ayer. Fue a esa hora cuando entró en funcionamiento un segundo transformador en la subestación del Paseo Maragall, que fue la más afectada.

Los trabajos se centran ahora en poner en funcionamiento el cableado que debe unir, a través de la calle Lepanto, las subestaciones de Maragall y Vilanova. También faltan por conectar 14 generadores de los 134 repartidos por la ciudad.

Cortes puntuales

En cualquier caso, Fecsa-Endesa insiste en que la situación es "precaria" y lo seguirá siendo durante los próximos días. Fuentes de la empresa afirman que el sistema es "vulnerable" a cualquier tipo de incidencia, porque gran parte de la energía la proporcionan generadores que se han instalado de forma provisional. Por eso es probable que se registren cortes de suministro puntuales.

Los grupos electrógenos repartidos por los distritos de Horta-Guinardó, L'Eixample, Sant Martí y Gràcia suplirán la falta de energía hasta que las infraestructuras dañadas estén reparadas por completo.

El apagón ocurrió cuando un cable de alta tensión se rompió y cayó sobre la subestación de Collblanc (en L'Hospitalet de Llobregat), causando una reacción en cadena que afectó a cuatro subestaciones y dejando sin luz a 350.000 abonados de Barcelona, L'Hospitalet y Esplugues.

El experto en seguridad energética y profesor de la Universidad Politécnica de Cataluña (UPC) Antoni Sudriá advierte de que la situación de la red eléctrica en la ciudad condal será "más que crítica" en los próximos meses, ya que el accidente "ha deteriorado en extremo un sistema ya de por sí frágil".

Por su parte, la Comisión Nacional de la Energía (CNE) ha decidido abrir un expediente informativo a Endesa y Red Eléctrica de España (REE). Estas empresas deberán remitir en el plazo de diez días toda la información que dispongan relacionada con el caso.

Ojo con los alimentos

La Agencia de Salud Pública de Barcelona (ASPB) ha reforzado las inspecciones en los establecimientos que venden productos alimenticios, con el fin de orientar y asesorar a los comerciantes acerca de las consecuencias del corte eléctrico.

Los inspectores que acudirán a estos locales tratarán de minimizar la repercusión del apagón sobre la alimentación que, según la ASPB, "no tendrá afectación para la salud pública".

En las casas, las familias afectadas también deben extremar las precauciones en la conservación de los alimentos que necesitan frío. La Consejería de Salud de la Generalitat advierte de que un alimento congelado no debe consumirse si se ha roto la cadena de frío.

Salud también desaconseja el consumo de carne, marisco, pescado, productos lácteos, salsas, biberones, papillas o purés que hayan estado más de dos horas a temperatura ambiente.

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones