Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía doméstica

Bruselas examinará el régimen fiscal de los trabajadores europeos empleados en otro Estado miembro

Amenaza con expedientar a los Estados miembros que permitan desventajas fiscales injustas

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: jueves 5 abril de 2012
La Comisión Europea ha advertido que realizará a lo largo de 2012 una revisión minuciosa de los impuestos directos nacionales de todos los Estados miembros de la Unión Europea (UE) con el objetivo de determinar si discriminan en términos fiscales a los trabajadores de otros estados europeos. Al mismo tiempo, ha advertido que si constata este hecho, expedientará a los países responsables.

"Todos los ciudadanos de la UE deben recibir un trato igualitario en el mercado único. No puede haber discriminación ni menoscabarse el derecho de los trabajadores a la libre circulación", ha recordado Algirdas Semeta, comisario europeo de Fiscalidad. Las autoridades estiman que en la actualidad existen alrededor de 1,2 millones de empleados que trabajan fuera de su país dentro del ámbito de la UE y que los obstáculos fiscales son uno de los principales motivos que impiden que esta cifra aumente.

En concreto, la Comisión Europea investigará si los ciudadanos que obtienen la mayor parte de sus rentas del trabajo en otro estado europeo están gravados con más impuestos que los ciudadanos de ese mismo país. Comprobará si se les consignan las mismas deducciones personales y familiares que a los residentes y si soportan la aplicación de los mismos tipos impositivos. El Ejecutivo comunitario ha advertido de que la investigación no se ceñirá únicamente al ámbito de los trabajadores por cuenta ajena, sino que también analizará la situación de autónomos y pensionistas.

En el caso de que se detecte alguna infracción de las libertades fundamentales establecidas en el Tratado de la UE, la Comisión informará a las autoridades nacionales y les instará a que ejecuten las modificaciones necesarias. En caso de que algún Estado miembro hiciera caso omiso de la advertencia, Bruselas abriría un procedimiento de infracción a los países incumplidores.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones