Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía doméstica

Científicos estadounidenses consiguen nuevos datos para conocer el mecanismo cerebral

Han logrado aumentar la memoria de las moscas mediante un proceso de aprendizaje y elevando los niveles de una proteína

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: miércoles 27 marzo de 2002

El experimento se ha realizado mediante un proceso de aprendizaje condicionado y el aumento de los niveles de una proteína denominada PKM. El experimento dista mucho de tener aplicaciones directas para el ser humano, pero supone un avance en el conocimiento del mecanismo de la memoria, cuyo deterioro afecta a millones de personas que padecen la enfermedad de Alzheimer y otras dolencias.

Desde hace décadas se sabe que los recuerdos que forman la memoria son almacenados como cambios en el número y fuerza de las conexiones entre las neuronas del cerebro, las llamadas “sinapsis”. Cada neurona forma miles de “sinapsis” con otras neuronas, pero solamente un pequeño número de esas conexiones está implicado en la formación de un recuerdo específico o en el proceso de aprendizaje.

Jerry Yin, el investigador que ha dirigido el experimento, afirma que la proteína PKM “parece estar implicada en el proceso de selección de las sinapsis que ayudan a la formación de la memoria”. En el experimento, los investigadores trataban de conocer por qué las moléculas que refuerzan las “sinapsis” eligen unas conexiones y no otras.

Según han detallado en un artículo que publican en la revista “Nature Neuroscience”, lograron entrenar a un grupo de moscas de la fruta para que evitaran un olor específico. Cada vez que el olor aparecía, se sometía a las moscas a una descarga eléctrica suave, lo que enseñó a las moscas a evitar ese particular aroma.

Este método, basado en el conocimiento “asociativo”, en el que a cada estímulo corresponde una respuesta, permitió grabar el aprendizaje en la memoria de las moscas, pero solo durante un período de entre uno y siete días. La vida de estas moscas es de unos 30 a 40 días.

Sin embargo, cuando Yin y sus colegas utilizaron un procedimiento genético para elevar los niveles de la proteína PKM en las moscas, un buen número de ellas retuvieron el recuerdo que implicaba “evitar ese olor” mucho más allá de lo registrado con anterioridad.

En sus investigaciones, los científicos han empleado proteínas de la mosca y también de ratones, con los mismos efectos. Aunque la especie de moscas utilizada en el experimento se ha denominado mosca de la fruta, se trata en realidad de la mosca del vinagre (Drosofila melanogaster), muy utilizada en investigación porque se reproduce fácilmente y su funcionamiento biológico básico es, de algún modo, similar al humano.

El experimento, según Jerry Yin, demuestra que la memoria y el proceso de fijación de los recuerdos puede ser estimulado mediante algunas sustancias, como han comprobado con la proteína PKM. El experimento podría servir, además, para buscar nuevas sustancias que refuercen los mecanismos de formación de la memoria en el cerebro, deteriorados por las enfermedades o el envejecimiento. En la actualidad no existe ningún tratamiento para frenar el avance del Alzheimer, por ejemplo, que destruye la memoria y los recuerdos.

Etiquetas:

aumentar memoria moscas

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones