Comienza la aplicación de la Ley de Morosidad, que reduce los plazos de pago de empresas y administraciones públicas a proveedores

Las primeras tendrán un límite máximo de 60 días, mientras que en las segundas será de 30 días
Por mediatrader 7 de julio de 2010

Este miércoles entra en vigor la Ley de Morosidad, que fija unos plazos máximos de 60 días para los pagos de empresas a sus proveedores y de 30 días en el caso de las administraciones públicas, con un periodo de adaptación en ambos casos que se extenderá hasta 2013.

Publicada en el Boletín Oficial del Estado (BOE), esta norma obliga al Gobierno a articular a través del Instituto de Crédito Oficial (ICO) una línea de crédito directo dirigida a ayuntamientos con el fin de que puedan pagar sus deudas con empresas y autónomos. También elimina la posibilidad de que las empresas negocien plazos superiores de pago a los fijados por la ley.

El periodo transitorio para que las administraciones públicas reduzcan su límite de plazo se extiende hasta 2013, con una escala de 50 días para este año, 50 para 2011, 45 para 2012 y 30 días desde el 1 de enero de 2013. En el caso de las empresas privadas, y a excepción del sector de la alimentación y los productos perecederos, que quedarán obligados a pagar en 30 días en todos los casos, el período transitorio también se extiende hasta 2013, de forma que desde la entrada en vigor de la ley y a lo largo de 2011 el plazo será de 85 días, de 75 en 2012 y de 60 días ya a partir del siguiente año. No obstante, las constructoras de obra pública contarán con plazos distintos para rebajar el plazo máximo de pago de facturas a sus subcontratistas y proveedores, que actualmente supera los 100 días.

Esta normativa pretende equiparar los plazos de pago con los que se registran en otros países de Europa y aumentar así la competitividad de las empresas españolas, ya que en la actualidad la Administración tiene pendientes de pago con las empresas un total de 38.000 millones de euros, mientras que la deuda de las empresas con sus proveedores se sitúa en 60.000 millones de euros.