Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía doméstica

Desmantelada una red de sociedades que defraudó más de 300 millones de euros a más de 100 empresas de toda España

El garante final de la mayoría de las operaciones era la compañía aseguradora irlandesa Merrion Reinsurance Company

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: domingo 27 enero de 2002
La Policía de Barcelona ha detenido a dos personas responsables de un entramado societario que ha defraudado más de 300 millones de euros (cerca de 50.000 millones de pesetas), a más de un centenar de empresas de toda España a través de avales y seguros a la exportación con falsas garantías.

Según han confirmado fuentes del sector asegurador próximas a la investigación, la Policía detuvo el pasado día 23 a Alberto Antonio Cerdans Rufas como presunto organizador de este fraude -el juez encargado del caso decretó ayer mismo su ingreso en prisión-, que en España ha perjudicado a numerosos pequeños empresarios, pero también a grandes empresas como British Petroleum o entidades financieras como La Caixa y el BBVA.

Ese mismo día también fue detenido en Granada por el mismo caso Román Arranz Ortiz, en una investigación que se ha prolongado durante tres meses y que ha estado a cargo del Grupo Tercero de Delincuencia Económica y Financiera de la Jefatura Superior de Policía de Cataluña.

El caso está siendo instruido, bajo secreto de sumario, por el Juzgado de Instrucción 32 de Barcelona, aunque fuentes judiciales estiman que podría acabar en la Audiencia Nacional, ya que el número de empresas, bancos, instituciones y hasta consistorios afectados en toda España supera el centenar.

En las diligencias figuran ya más de 1.800 folios de documentación intervenida, que incluyen 500 contratos de actos de garantía.

El fraude

La mecánica del fraude era básicamente utilizar un entramado de sociedades internacionales (Shamrock Reinsurers Representatives, de Francia; Mutuelle de Strasbourg, de Francia; Generalfidi Consorcio Garanzi Fidi, de Italia, y las españolas Shamrock Cerdans y Merrion Gestion) para avalar el cumplimiento de obligaciones de pago contraídas por terceros, en su mayoría pymes, que son los afectados por el fraude.

El garante final de la mayoría de las operaciones era la compañía aseguradora irlandesa Merrion Reinsurance Company, que ya no podía operar porque el 26 de agosto del 2001 fueron detenidos en Londres por agentes de Scotland Yard tres de sus directivos acusados de fraude.

El 21 de junio de 2000 la juez de la Audiencia Nacional Teresa Palacios, instructora del caso KIO, ya había rechazado al financiero Javier de la Rosa un aval de Merrion Reinsurance para garantizar 80 de los 500 millones de pesetas de su fianza de libertad por no tener constancia de la solvencia de la compañía irlandesa. Pese a ello, los detenidos en España seguían utilizando estas sociedades en el mercado del seguro de la exportación y en medios financieros para emitir miles de avales o contratos de seguros con primas muy altas.

Después de meses de investigaciones, la Policía ha efectuado diversos registros en Barcelona y Granada y ha intervenido numerosa documentación, en la que se ha podido constatar que en ningún caso la compañía avalista ha respondido a la obligación pactada en dichos contratos.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones