Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía doméstica

El adiós de la “rubia”

La peseta desaparecerá para siempre de la circulación a partir de la medianoche de mañana jueves

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: miércoles 27 febrero de 2002
A las 00:00 horas del viernes 28 de febrero, el euro sustituirá definitivamente a la peseta y se convertirá en el único medio de pago de productos y servicios en España. Habrá acabado el periodo de doble etiquetaje y de convivencia entre las dos divisas que tantos quebraderos de cabeza ha dado a los comerciantes españoles desde hace dos meses, así como los líos en los cajeros automáticos y, en teoría, la conversión constante de pesetas a euros o al revés.

La peseta fue acuñada por primera vez el 18 de octubre de 1868, pasando a convertirse en la moneda oficial del reino. La "rubia" desaparecerá inevitablemente tanto para los nostálgicos como para aquellos que aplaudieron con entusiasmo la llegada de la moneda única. A partir del viernes, unos y otros, deberán acudir a las entidades financieras para cambiar por euros las pocas pesetas que van quedando en circulación.

Los bancos y las cajas de ahorros del sistema financiero español están obligados a admitir pesetas hasta el próximo día 30 de junio. A partir de entonces, sólo se podrán cambiar pesetas en las oficinas del Banco de España.

Rápida adaptación

No parece que la desaparición de la peseta vaya a vestir de luto a nuestro país, debido a la rápida adaptación al euro de los españoles que tanto ha sorprendido a los expertos. Los temidos redondeos al alza no han sido, ni mucho menos, abusivos a tenor de la inflación de enero. Dentro de unos días, la peseta tan sólo será un recuerdo de tiempos pasados.

Con la peseta también habrán desaparecido a lo largo de los dos primeros meses del año las monedas oficiales de los otros once países miembros. El marco alemán; el franco belga, francés y luxemburgués; el florín holandés; el escudo portugués; la lira italiana; la libra irlandesa; el chelín austriaco; el marco finlandés y el dracma griego.

De todas ellas, las que quizás tengan un mayor significado sean el dracma y el marco. La moneda griega porque es la más antigua de Europa, con más de 2.600 años de historia, y la alemana porque fue considerada como símbolo del despegue económico alemán tras la Segunda Guerra Mundial y porque ha sido la divisa sobre la cual ha girado todo el proyecto de integración monetaria europea.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones