Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía doméstica

El aumento de la morosidad y la caída del negocio ponen contra las cuerdas a algunas entidades financieras

El Banco de España insiste en su recomendación de cierre de oficinas y fusiones

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: jueves 7 mayo de 2009
El informe semestral de estabilidad financiera del Banco de España, conocido ayer, advierte de que no todos los bancos y cajas están en buenas condiciones para afrontar la crisis económica. La escalada de la morosidad y el estrechamiento del negocio no tendrán, por ello, idéntico impacto, y la institución alerta de que algunas entidades corren más riesgos.

El Banco de España, que no da nombres, insiste en aconsejar el cierre de oficinas, el establecimiento de acuerdos de integración y también las fusiones, y recuerda que las provisiones realizadas en tiempos de bonanza "no es garantía absoluta de ausencia de dificultades".

La máxima institución monetaria española reconoce, sin embargo, que la peor fase de la crisis de solvencia se ha superado. Las medidas adoptadas por el Gobierno, como la adquisición de activos o prestación de avales, y la facilidad del sistema financiero español para intensificar la captación de depósitos han supuesto un alivio para la liquidez de las entidades, asegura el informe.

Aumento de la morosidad

No obstante, las cuentas "van a seguir presionadas a la baja", en el corto plazo, por la mayor morosidad, y algún tiempo más tarde por una reducción de los márgenes, derivada de la fuerte competencia por captar financiación, que no podrá verse compensada con más actividad. La fuerte captación de depósitos que están realizando bancos y cajas no es sostenible y resulta muy cara, señalan los autores del informe, que perciben en esta tendencia "cierto agotamiento".

Los morosos van a seguir aumentando a partir de una tasa que, con los datos más recientes, se elevó al 4,10% de media a finales de febrero. El Banco apunta que el crecimiento de la morosidad no depende sólo de la evolución de la economía, sino también de la política crediticia de cada entidad. Y añade que no todos los bancos y cajas han sido capaces de seleccionar bien el riesgo de crédito.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones