Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía doméstica

El Banco de España prevé la reestructuración de entidades “de pequeño o mediano tamaño” si persiste la crisis

Las cifras de paro serán "muy preocupantes" si no se flexibiliza, "al menos durante la crisis", la negociación colectiva, advierte

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: miércoles 1 abril de 2009
La intervención de Caja Castilla-La Mancha (CCM) el pasado domingo hizo que la comparecencia ayer del gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, en el Foro Cinco Días levantara un interés mayor de lo habitual. En este marco, Fernández Ordóñez dijo que, si la crisis financiera persiste, será necesario reestructurar algunas entidades "de pequeño o mediano tamaño".

"Deberíamos prepararnos para emplear más recursos públicos que en ocasiones anteriores", aseguró el gobernador de la máxima institución monetaria española, que precisó que los "esfuerzos principales deberán centrarse en el sector privado".

Fernández Ordóñez avisó que "este va a ser un proceso difícil y complejo" y sería muy deseable que todos "uniéramos esfuerzos en beneficio de la economía española". Añadió que el éxito de la reestructuración del sistema financiero que se avecina dependerá "del grado de consenso" que alcancen los agentes sociales y las fuerzas políticas. Respecto a la intervención de CCM, consideró que "probablemente se tardó en hacer un tiempo excesivo". Aprovechó además para solicitar que se dote al Banco de España de más medios al objeto de evitar que haya que convocar un Consejo de Ministros urgente, como sucedió en el caso de la caja manchega, cada vez que se tenga que actuar sobre una entidad financiera.

Reforma laboral

Por otra parte, Fernández Ordóñez instó a flexibilizar, "al menos durante la crisis", la negociación colectiva, de forma que empresarios y trabajadores alcancen acuerdos temporales. De lo contrario, alertó, las cifras de paro serán "muy preocupantes". Con estos acuerdos sería posible proceder a "ajustar las condiciones laborales a cambio de mantener los niveles de empleo o, al menos, suavizar su reducción".

A su juicio, los actuales sistemas de negociación colectiva están provocando en estos momentos que se expulse del mercado laboral a un número elevado de trabajadores, por lo que es "ineludible" acometer reformas en este ámbito para contener tanto los despidos como el cierre de empresas.

Asimismo, el gobernador consideró que se debería introducir, también de forma "excepcional", un contrato simple e indefinido de fomento del empleo, que pueda usarse para todas las nuevas contrataciones y con un régimen de protección por desempleo "que no desincentive la contratación".

El retraso en la reforma del mercado laboral no sólo tiene efectos negativos sobre el empleo, sino que también desincentiva la inversión en capital humano, lo que "repercute negativamente en la productividad", advirtió.

Las cajas, "un sector de riesgo"

Para el economista jefe de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), Klaus Schmidt-Hebbel, las cajas de ahorros españolas son “un sector de riesgo” en el actual panorama de crisis. A su juicio, los bancos se encuentran en mejor situación.

Tras la presentación de las nuevas perspectivas de la OCDE, Schmidt-Hebbel explicó que la banca española está mejor que otras bancas de la Europa continental. Esta buena salud obedece, a su juicio, al sistema de provisiones anticíclico, que le está protegiendo del hundimiento del mercado inmobiliario.

Respecto a la reciente intervención de Caja Castilla-La Mancha (CCM) por parte del Banco de España, el economista de la OCDE calificó la actuación de “eficaz y rápida”.

Por otro lado, Schmidt-Hebbel desaconsejó al Gobierno español la adopción de nuevas medidas para estimular la economía porque, a diferencia de otros países de la OCDE, sus niveles de déficit y de deuda pública no le dejan margen.

El organismo internacional calcula que las medidas anticrisis puestas en marcha por España tendrán un coste de 3,5 puntos del Producto Interior Bruto (PIB) entre 2008 y 2010 y aportarán un punto porcentual al crecimiento este año, el doble que la media de la OCDE, y alrededor de 0,4 puntos en 2010, en línea con la media de la organización.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones