Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía doméstica

El Congreso da luz verde a la Ley del Paciente, que recoge el “testamento vital”

El enfermo podrá decidir los tratamientos y hasta dónde desea que se le mantenga vivo

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: viernes 1 noviembre de 2002
El "testamento vital" o documento de instrucciones previas culminó ayer su periplo parlamentario con la aprobación por el pleno del Congreso de la Ley Básica Reguladora de la Autonomía del Paciente, que refuerza el derecho de los enfermos a decidir sobre sus tratamientos médicos y a poner límite, llegado el caso, a las terapias prescritas por los facultativos.

La ley reconoce el derecho de toda persona "mayor de edad, capaz y libre" de manifestar por anticipado, y siempre por escrito, el cumplimiento de sus deseos "en el momento en que llegue a situaciones en cuyas circunstancias no sea capaz de expresarlos personalmente".

El texto consagra el principio de autonomía del paciente, que decidirá mientras es consciente y discierne qué tratamientos rechaza de antemano, hasta dónde desea que se le mantenga con vida en casos terminales y, llegado el óbito, el destino de sus órganos. El firmante del documento de últimas voluntades podrá designar un representante legal que vele por el cumplimiento de sus instrucciones en situaciones de incapacidad.

Consagra además al enfermo como titular del derecho a recibir toda la información sobre su estado y posibles tratamientos, o a rechazarla, y a rehusar también determinadas terapias propuestas por los doctores que le traten. Las autorizaciones serán verbales en caso de tratamientos ordinarios, y escrita cuando se deba proceder a intervenciones quirúrgicas, pruebas diagnósticas invasoras" o, en general, procedimientos de cierto riesgo o inconvenientes.

Delimita también el marco de la relación entre médico y paciente y refuerza otros derechos de éste, como la confidencialidad de sus datos e historial médico y el acceso a su expediente, salvo en casos excepcionales que requieran intervención judicial. A cambio, el enfermo deberá facilitar información veraz sobre su estado, a efectos terapéuticos o de interés público.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones