Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía doméstica

El Ejecutivo prepara una nueva ley Tributaria que dividirá las infracciones en leves, graves y muy graves

Esta normativa incidirá en fomentar actuaciones preventivas frente a las fórmulas de represión del fraude

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: martes 21 enero de 2003
La nueva Ley General Tributaria (LGT), que el Gobierno prepara en estos momentos al objeto de aprobarla en primavera, incluirá una nueva tipificación de las infracciones tributarias, que se dividirán en leves, graves y muy graves, frente a la actual distinción entre simples y graves.

Así, cada tipo de infracción llevará aparejada su correspondiente sanción. En el caso de las infracciones leves la sanción será del 50% de la cuota tributaria; si se trata de infracciones graves, la sanción oscilará entre el 50% y el 100%, mientras que las muy graves llevarán aparejadas multas de entre el 100% y el 150% de esta cuota.

La nueva norma, uno de cuyos objetivos será reducir la conflictividad, prevé una reducción del 30% de la sanción en los casos en los que los contribuyentes firmen la conformidad con la propuesta de los inspectores, que se puede sumar a otra reducción del 20% por pronto pago. En los casos, por tanto, de las infracciones leves, la sanción podría quedar en un 25%.

Estas son algunas de las propuestas incluidas en un informe elaborado por una comisión de expertos para la reforma de la ley, que se presentará el próximo jueves, pero que cuentan ya con el visto bueno de Hacienda.

La reforma de la Ley General Tributaria gira en torno a cuatro ejes: la integración en la nueva norma de la Ley de Derechos y Garantías del Contribuyente, la mejora de las posibilidades de la Hacienda Pública de recuperar deudas tributarias, la reducción de la conflictividad y la regulación de nuevos procedimientos tributarios.

La presentación del nuevo informe sobre la reforma de la Ley General Tributaria se produce casi dos años después de que otra comisión entregara en la Secretaría de Estado de Hacienda un informe al respecto, en el que se incluían varias posibilidades para resolver cada problema.

Ya en la primavera de 1991 se hablaba de la necesidad de fomentar las actuaciones preventivas de la Administración frente a las fórmulas de represión del fraude.

La Comisión de Expertos incidía entonces, y vuelve a hacerlo ahora, en que hay que tener en cuenta que se ha cambiado la orientación desde una Administración represiva, basada en el control a posteriori de las obligaciones tributarias y que imponía elevadas sanciones de carácter ejemplificador, hasta una Administración preventiva, que dedique sus mayores esfuerzos a actuaciones que eviten que los contribuyentes incumplan sus obligaciones.

Para ello, se propone que la nueva LGT incorpore las actuaciones preventivas de la Administración para facilitar la aplicación correcta de las normas tributarias. Estas actuaciones, que tendrían una duración limitada, se realizarían antes de que venzan los plazos de declaración. En todo caso, el resultado de estas actuaciones tendría el valor de recomendación, y el contribuyente podría o no aplicarlas en el momento de presentar la declaración.

Tributos "online"

También se mantiene la necesidad de que la nueva norma debe abordar la aplicación de los tributos a través de medios electrónicos. En este sentido, se propone que se regule la presentación telemática de autoliquidaciones, declaraciones, comunicaciones, etc. , así como los distintos procedimientos de pago de la deuda tributaria, tanto si se utiliza tarjeta de crédito, como a través de domiciliación bancaria o tramitada en línea.

Otro importante bloque de propuestas, tanto de la Comisión de expertos actual como de la anterior, se refiere a la necesidad de reducir la vigente situación de conflictividad que existe en materia tributaria.

Una de las principales novedades, en este sentido, es la creación de salas unipersonales en el Tribunal Económico Administrativo, lo que permitirá acelerar la resolución de conflictos. La selección de los expedientes que se vieran en estas salas especiales se realizará tanto en función de la cuantía de la infracción como del tipo de la misma.

Hace dos años, los expertos hablaban de crear un arbitraje tributario que se trataría de un recurso administrativo, resuelto por un órgano especializado e independiente de la Administración, que se aplicaría a las materias más sencillas y de fácil verificación, que permitiría suspender el pago de la deuda sin prestar garantía. El arbitraje, decían los expertos, debería ser gratuito y resolver los conflictos en un plazo de 45 días desde la presentación del escrito de interposición. Esta propuesta ha sido sustituida por esta sala unipersonal.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones