Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía doméstica

El encarecimiento del crudo hace caer 4,7 puntos el Indicador de Confianza del ICO respecto a hace un mes

Pese a ello, los hogares españoles siguen siendo optimistas sobre la situación de su economía familiar

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: lunes 3 octubre de 2005
Las previsiones sobre la situación económica, marcada por el encarecimiento del crudo, han hecho descender en septiembre respecto a agosto 4,7 puntos el Indicador de Confianza del Consumidor del Instituto de Crédito Oficial (ICC-ICO).

El indicador sobre la situación actual disminuyó en septiembre 6,8 puntos y afectó a los tres componentes del mismo (economía española, familiar y empleo), al tiempo que el indicador de expectativas cayó 2,6 puntos, indicó el presidente del ICO, Aurelio Martínez. Así, el Indicador de Confianza del ICO y sus dos indicadores parciales registraron en septiembre mínimos mensuales desde el inicio de la serie, hace justo un año, y se situó 8,7 puntos por debajo del mismo mes de 2004. En términos intertrimestrales, en cambio, disminuye sólo 8 décimas respecto al trimestre anterior.

A pesar de este deterioro, los hogares españoles siguen siendo optimistas sobre la situación de su economía familiar, ya que este indicador tanto en las perspectivas de situación actual como de expectativas futuras, aunque ha caído, aún supera los 100 puntos. De ahí que la caída del Indicador de Confianza en septiembre se deba, sobre todo, a la peor valoración que hacen los consumidores acerca de la situación económica actual, a lo que, según Martínez, han contribuido las noticias económicas del mes de agosto, como el aumento del crudo, los problemas de refino en Estados Unidos por el "Katrina" o la rebaja de la previsión de crecimiento en Europa.

Martínez señaló que los principales indicadores de la economía española (PIB, empleo, consumo) muestran una evolución favorable, por lo que el deterioro del ánimo del consumidor parece derivarse de factores de riesgo procedentes del exterior, como los precios de la energía y la falta de recuperación de la economía europea. "Esta disociación entre situación económica real y expectativas siempre se da, aunque la diferencia es cada vez mayor", subrayó.

Por lo que se refiere a las expectativas sobre el resto de indicadores, los consumidores opinan que la inflación aumentará en los próximos meses, mientras que consideran que la subida de tipos de interés se retrasa. En línea con su opinión más desfavorable sobre la situación económica actual, los consumidores también se muestran más pesimistas sobre las posibilidades de ahorro.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones