Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía doméstica

El Gobierno afirma que la reforma del sistema de desempleo no afectará a la cuantía ni al periodo de cobro del mismo

Un parado perderá su seguro de desempleo si se niega a hacer un curso de reciclaje, aunque no le convenga

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: domingo 12 mayo de 2002
Muchos trabajadores en paro están preocupados por cómo va a quedar el sistema de prestación por desempleo cuando el Gobierno lleve a cabo la reforma que pretende, en enero de 2003. No hay un convencimiento de que las nuevas medidas vayan a mejorar alguna cosa para el colectivo de trabajadores que no encuentra empleo. Por lo menos, hay algo que sabe que no va a variar: "La reforma no implicará el recorte de las prestaciones ni el periodo de cobro de las mismas". Así lo ha manifestado el Ministro de Trabajo, Juan Carlos Aparicio, que insiste en que las nuevas medidas supondrán una importante reforma para los colectivos más desfavorecidos. Así que, tanto la fórmula para hallar la base de cotización, como la escala en la que se basa el Inem para cuantificar los días de paro que corresponden por periodo de tiempo cotizado van a permanecer tal y como están ahora.

Aunque estos conceptos para acceder a las prestaciones no varíen, otra cosa distinta será el tiempo que los parados puedan aguantar cobrando la prestación, ya que el objetivo del Gobierno es acelerar la salida del parado del sistema de prestaciones, mediante las medidas propuestas para la reforma.

Lo que pretende el Ejecutivo es "racionalizar" el sistema de prestaciones. Es decir, que pretende destinar lo que se ahorre del seguro de desempleo al colectivo más desfavorecido; eso sí, sin poner un solo céntimo más. Por ejemplo: si un parado se niega a hacer un curso de reciclaje, aunque no le convenga, pierde el derecho a su seguro de desempleo. Además, el trabajador pierde su libertad de optar libremente a una oferta que él considere adecuada frente a los criterios de un funcionario de la oficina de empleo.

Para cobrar el seguro de desempleo, el demandante debe haber cotizado a la Seguridad Social por concepto de desempleo un mínimo de 360 días, de forma continuada o no, dentro de los últimos seis años.

No podrán optar al paro quienes hayan dejado un trabajo por propia voluntad, a no ser que exista alguna razón justificada como modificaciones en las condiciones de trabajo, retrasos en los salarios o por incumplimientos serios del empresario.

El tiempo máximo de prestación al que tiene derecho una persona es de dos años, independientemente de que el período de cotización a la Seguridad Social en concepto de desempleo supere los seis años.

Para tramitar la solicitud, es fundamental que el trabajador se inscriba como demandante de empleo en una oficina del Inem, y que solicite la prestación en los quince días siguientes al despido o finalización del último contrato. Además deberá de aportar la siguiente documentación: una solicitud de la prestación en modelo normalizado (que facilitará la Oficina de Empleo), así como una copia de los salarios y documentos oficiales de cotización de los últimos seis meses; la baja de la empresa, el carné de identidad, y el documento de afiliación a la Seguridad Social.

El Inem tiene un período de tres meses para tramitar el expediente. En ese plazo tiene la obligación de enviar una resolución concediendo o denegando la prestación. Si el seguro es concedido, la entidad remitirá al demandante una notificación en la que se indicará el periodo de duración de la prestación y su cuantía. El pago se realizará a mes vencido, sin embargo, hay que tener en cuenta que durante el primer mes el Inem retendrá el importe de diez días, que abonará al final de la prestación.

Otra posibilidad que tiene el demandante, por lo menos hasta el próximo mes de enero en que el Gobierno quiere introducir las reformas de la prestación por desempleo, es la de solicitar el "pago único" del seguro, si quiere fundar una empresa.

La nueva medida que contempla el Gobierno para el año próximo sustituirá este "pago único" por la subvención de las cuotas de la Seguridad Social que correspondan a la suma de la prestación.

Otros aspectos a tener en cuenta son los topes mínimos y máximos que establece el Inem para el cobro de la prestación, que nunca podrá ser inferior al 75% del salario mínimo interprofesional, incrementado en una sexta parte de las pagas extraordinarias, que para este año son 386,92 euros (64.378 pesetas), ni superior al 170% sin hijos que son 877,03 euros (145.925 pesetas) o al 220% con dos o más hijos, que son 1.135 euros (188.844 pesetas).

Así es como funciona actualmente el sistema de prestación por desempleo. Algo que, a pesar de las polémicas medidas que pretende poner en marcha el Gobierno a principios del 2003, no va a variar.

Subsidios

El Ejecutivo tiene establecidas varias ayudas para los colectivos más desfavorecidos. Son las prestaciones por desempleo de nivel asistencial, que pretende favorecer el Gobierno con la reforma. Estas ayudas beneficiarán, de forma prioritaria, a los trabajadores de mayor edad que no encuentran empleo y que tengan cargas familiares, así como a los desempleados de larga duración.

El subsidio no superará el 75% del salario mínimo interprofesional, excluyendo pagas extras y se extiende por un plazo no prorrogable de 18 meses para trabajadores mayores de 52 años y de seis meses para los mayores de 45 años.

En este colectivo se incluyen los trabajadores emigrantes retornados, pero con la reforma el Gobierno endurecerá los requisitos para acceder a la prestación. Sólo tendrán derecho a subsidio los trabajadores emigrantes retornados de los países de la Unión Europea con los que exista convenio sobre protección de desempleo o las personas que hayan estado fuera de España durante al menos seis años, sólo por motivos de trabajo.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones