Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía doméstica

El Gobierno establece un capital básico del 10% para las cajas de ahorro que no coticen

Para el resto de entidades, el nivel mínimo de capital principal se situará en el 8%

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: jueves 10 febrero de 2011

Estas disposiciones las comunicó ayer por carta a la Asociación Española de Banca (AEB) y a Confederación Española de Cajas de Ahorros, (CECA) la vicepresidenta segunda del Gobierno y ministra de Economía y Hacienda, Elena Salgado, quien justificó este rigor por la importancia de que este tipo de entidades no cotizadas “mantengan la confianza plena de sus inversores a la hora de acceder a la financiación mayorista incluso en circunstancias adversas”.

La ministra informó que se solicitará al Banco de España que determine, una vez aprobados los nuevos requisitos de capital, la situación de capitalización de acuerdo con la nueva normativa a partir de los estados financieros de las entidades a final del año 2010 y, en su caso, las cantidades máximas de recapitalización previstas para cada una de ellas. Las entidades deberán después presentar al Banco de España para su aprobación un plan con los detalles de cómo esperan cumplir la nueva normativa. Por último, el organismo regulador evaluará en septiembre el cumplimiento de dicho plan por cada entidad.

De manera adicional, si de los resultados de pruebas de resistencia en la tarea supervisora del Banco de España o en ejercicios de stress test coordinados en Europa se derivan potenciales carencias de capital en los escenarios más desfavorables, el organismo regulador podrá exigir a las entidades o grupos el cumplimiento de un nivel de recursos propios mínimos superior a los mencionados anteriormente.

Esta medida del Gobierno forma parte del plan para el Reforzamiento del Sector Financiero, diseñado con el fin de recuperar la confianza de los mercados en la solidez de nuestra economía y en la credibilidad de las entidades financieras españolas y facilitar la financiación de éstas, con lo que se garantizaría “la canalización del crédito a la economía real y, con ello, el crecimiento y el empleo”.

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones