Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía doméstica

El Gobierno quiere subir los impuestos del alcohol, el tabaco y los carburantes para financiar el déficit sanitario

Las comunidades autónomas podrán aplicar un recargo en el impuesto especial sobre la electricidad

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: martes 9 agosto de 2005
El Gobierno está dispuesto a subir en más de un 5% los impuestos del alcohol, el tabaco y los carburantes para financiar el déficit sanitario, que a día de hoy superaría los 7.500 millones de euros, según ha dicho el vicepresidente económico, Pedro Solbes.

Solbes y su equipo tienen previsto poner sobre la mesa en la Conferencia de Presidentes, prevista para el 6 de septiembre, 2.500 millones de euros para financiar la deuda de la Sanidad pública hasta 2007, aunque aún no está claro con qué criterio se distribuiría.

Ese dinero lo obtendría en buena medida vía impuestos indirectos, es decir, aquellos que gravan el consumo y no la renta. Su intención, ya trasladada a los consejeros de Hacienda autonómicos, es elevar los tributos sobre el tabaco y el alcohol, e incluso en los carburantes y otros gravámenes especiales (transporte, productos intermedios, cerveza y vino) muy por encima de la inflación prevista (un 2%).

La subida la aplicaría en el tramo estatal (60%) de estos impuestos, con independencia de que las comunidades hagan lo propio en el cedido (40%). Una parte del Gobierno quiere vincular esta acción a una contrapartida similar por las autonomías, pero la otra prefiere permitirles una prórroga de dos años para incrementar su carga fiscal. Durante ese tiempo se les exigiría un control mayor del gasto sanitario, aunque al final también tendrían que recurrir a la solución tributaria. El nuevo sistema, que se pretende aprobar a finales de año (los Presupuestos de 2006 recogerán una partida específica para financiarlo), también incluye que las autonomías puedan aplicar un recargo en el impuesto especial sobre la electricidad, que grava en un 4,8% cada recibo de la luz y cuyos ingresos recaen por completo en ellas. Asimismo, habrá una mención especial al desarrollo del "céntimo sanitario" (una carga de hasta 2,4 céntimos por litro de carburante, que se añade al tipo general del impuesto de hidrocarburos), que sólo han aplicado hasta ahora Cataluña, Madrid, Asturias y Galicia, lo que les ha permitido incrementar sus ingresos en un total de 400 millones.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones