Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía doméstica

El proyecto de ley navarro de defensa de los consumidores prevé multas de hasta 600.000 euros

Además de las económicas, también se contemplan otras sanciones como el decomiso de mercancía o el cierre de una empresa hasta por cinco años

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: martes 14 febrero de 2006
Los ciudadanos navarros disponen ya, gracias a la iniciativa del Gobierno de esta comunidad, de un proyecto de ley foral de defensa de los consumidores y usuarios que amplía los derechos de éstos y prevé sanciones económicas de hasta 600.000 euros. Asimismo, este proyecto de ley contempla otras sanciones accesorias como la discriminación negativa para los empresarios que vulneren la normativa.

Este estatuto del consumidor es uno de los compromisos del Gobierno para esta legislatura y una normativa importante porque "fortalece los derechos" de los consumidores, impulsa las asociaciones y el sistema arbitral, habilita sanciones no sólo pecuniarias, fomenta la información y formación del consumidor y crea el Consejo Navarro de Consumo como órgano de participación, consulta y representación, según explicó en conferencia de prensa el consejero de Industria, Tecnología, Comercio y Trabajo, José Javier Armendáriz.

Por lo que se refiere a las sanciones, el consejero señaló que se clasifican en leves, graves y muy graves, lo que puede conllevar multas máximas de hasta 600.000 euros, aunque esta cantidad en ocasiones puede incluso alcanzar el quíntuplo del valor de los productos y servicios objeto de infracción. A las sanciones económicas el proyecto une otras accesorias como el decomiso de mercancía falsificada o fraudulenta, el cierre por un periodo de hasta cinco años de la empresa infractora, la rectificación de la publicidad ilícita, la cancelación de ayudas oficiales y la inhabilitación para contratar con el Gobierno de Navarra.

Al hablar de los aspectos más novedosos del proyecto de ley, Armendáriz se refirió a la recopilación de derechos del consumidor que hace el texto. Añadió que los derechos se ven además ampliados en asuntos como el establecimiento de un presupuesto previo por escrito, un resguardo de depósito de bienes, una factura desglosada y una mayor concreción del derecho de admisión para evitar discriminaciones en el acceso a locales, adquisición de bienes y prestación de servicios.

Asimismo, el proyecto hace una definición más clara del consumidor no sólo como adquirente de un bien o un servicio sino también como persona receptora de ofertas que pueden inducirle a la compra. Además, pone un especial interés en la protección de colectivos como los ancianos, niños, discapacitados o inmigrantes.

La futura ley, que ahora deberá tramitar el Parlamento de Navarra, persigue educar al consumidor, para lo que se incluirán contenidos específicos en el sistema educativo; así como informarle y formarle, una obligación exigible a los responsables de la producción, distribución y venta de bienes y servicios.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones