Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía doméstica

El recorte de las ayudas al olivar, el algodón y el tabaco pone en peligro la economía de miles de familias, según Asaja

El cultivo de olivar en Andalucía dejará de percibir cada año unos 100 millones de euros

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: sábado 24 abril de 2004
Miles de familias de Andalucía y Extremadura se verán perjudicadas por el recorte de las ayudas al olivar, el algodón y el tabaco decretada esta semana por la Comisión Europea. La organización agrícola Asaja calcula que, en Andalucía, el cultivo de olivar, que representa el 82% del total español, dejará de percibir cada año unos 100 millones de euros.

Del total, la pérdida de 30 millones será automática y se deriva de la decisión de sumar la cosecha de la única campaña de sequía del último lustro para obtener la media productiva que ha sido utilizada como base para cuantificar las ayudas. El resto del dinero se dejará de ingresar al desvincularse el 60% de las ayudas de la producción.

Eje del PIB andaluz

Precisamente, según el sector, lo peor de la reforma aprobada en Bruselas no es la merma en las subvenciones comunitarias, sino el hecho de desligar parcialmente las ayudas de la producción, ya que propiciará el abandono del olivar andaluz. Y es que si un agricultor recibe dinero por árbol, con independencia de la cosecha que de él obtenga, no tendrá interés en invertir en el cultivo para hacerlo más productivo.

A Andalucía le preocupa la reforma porque está en juego no sólo el futuro del sector agrario, sino la propia supervivencia de centenares de municipios rurales. En Jaén y Córdoba, las principales provincias productoras de aceite -entre ambas superan el 60% del total de la cosecha nacional-, la supervivencia está estrechamente ligada al cultivo del olivar. De tal modo es así que en 1998, año en el que se aprobó la primera reforma de la era Franz Fischler (comisario europeo de Agricultura), un estudio auspiciado por la Junta apuntaba la posibilidad de que desaparecieran decenas de pueblos andaluces por falta de actividad económica. El aceite de oliva constituye uno de los ejes del Producto Interior Bruto (PIB) agrario de la comunidad andaluza. Su rentabilidad justifica la apuesta del sector primario por el olivar, que se traduce en un incremento espectacular de la producción en tan sólo 3 años.

Dependencia

En cuanto al algodón, poblaciones andaluzas como Lebrija, Los Palacios, El Villar y, en definitiva, todos los municipios del Bajo Guadalquivir, han hecho del algodón el principal cultivo. En estas zonas, más de 10.000 familias viven directamente de un cultivo que genera más de 1.100.000 jornales. Tal es la dependencia de él, que Bruselas reconoce que la agricultura se da en estas zonas en grado de "monocultivo".

En las comarcas cacereñas de la Vera y Campo Arañuelo se concentra la mayor producción de tabaco de toda España y, según datos facilitados por la Junta de Extremadura, más de 30.000 familias viven de este importante sector de la economía regional. El propio Gobierno extremeño ha dicho hasta la saciedad que "no hay alternativas posibles al tabaco" y que "la supresión de las ayudas europeas provocaría una ruina intolerable para Extremadura".

Algunos dirigentes agrarios empiezan a pedir ya al nuevo Gobierno un plan de reconversión para el sector. Ese es el caso del presidente regional de Asaja en Extremadura, Angel García Blanco, quien ha cifrado en 840 millones de euros la inversión necesaria.

Sin embargo, organizaciones agrarias como UPA o COAG prefieren consolarse asegurando que el acuerdo podría haber sido aún peor. Lo mismo opinan también algunos de los cultivadores. "Por lo menos vamos a seguir recibiendo ayudas hasta el 2010", dicen, "y después ya veremos".

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones