Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía doméstica

Entra en vigor la ley que permite a los discapacitados disfrutar de un patrimonio especialmente protegido

Garantiza unas condiciones dignas de vida cuando los padres o tutores de estas personas ya no estén

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: jueves 20 noviembre de 2003
Tras su publicación ayer en el Boletín Oficial del Estado (BOE), hoy ha entrado en vigor la Ley de Protección Patrimonial de las Personas con Discapacidad, que modifica el Código Civil, la Ley de Enjuiciamiento Civil y la Normativa Tributaria con la finalidad de aumentar la protección de este colectivo.

En virtud de esta ley, las personas con una discapacidad psíquica igual o superior al 33% o física y sensorial igual o superior al 65%, disfrutarán de un patrimonio especialmente protegido que les garantice unas condiciones dignas de vida cuando sus padres o tutores ya no estén.

El patrimonio puede ser constituido por la propia persona con discapacidad que vaya a ser beneficiaria del mismo, o en caso de que ésta no tenga capacidad para ello, por sus padres o tutores. Asimismo, cualquier discapacitado puede solicitar la constitución del patrimonio a los padres o tutores, haciendo una aportación de bienes o derechos. En caso de negativa por parte de éstos, el discapacitado podrá solicitar su constitución al juez.

La administración del patrimonio protegido se regula con flexibilidad, de forma que podrá corresponder a quien constituya el patrimonio, sea la propia persona con discapacidad, sean sus padres. Esta administración podrá también confiarse, si así lo decide el constituyente, a terceras personas o a instituciones sin ánimo de lucro especializadas en la gestión de este tipo de patrimonios.

La normativa incluye además un conjunto de medidas tributarias para favorecer las aportaciones a los patrimonios protegidos e incorpora la regulación de la autotutela, que permite que una persona, en previsión de una futura incapacitación, pueda designar un tutor para sí misma. También se permite que cualquier persona pueda solicitar al juez su propia incapacitación.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones