Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía doméstica

Expertos critican que la reforma de la Ley de Seguridad Vial prima el castigo frente a la reeducación en buenos hábitos de conducción

Acciones como arrojar un cigarrillo por la ventanilla o no ponerse el cinturón restarán puntos

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: martes 19 octubre de 2004

Esa "letra pequeña" del texto -se trata, en cualquier caso, de infracciones, y los puntos irán cayendo si se aplica estrictamente la ley- hará que se conduzca con más prudencia. No ponerse el cinturón de seguridad, arrojar un cigarrillo por la ventana, estacionar en el carril bus, hablar con el móvil, ir demasiado rápido por las amplias avenidas de las grandes ciudades... Todas estas acciones restarán puntos.

Para Mario Arnaldo, presidente de Automovilistas Europeos Asociados (AEA), "es un bodrio de texto". Su asociación lleva años reclamando el carné por puntos que tan buenos resultados ha tenido en países de nuestro entorno. "Pero este invento no tiene parangón. Los modelos en vigor buscan la reeducación por encima del castigo, una filosofía que se quiebra aquí. En Francia, por ejemplo, puedes acumular una pérdida máxima de 8 puntos al día. Se trata de dar la oportunidad al infractor de poder enmendar su comportamiento, algo que no se consigue si le quitas el carné a las primeras de cambio".

Arnaldo advierte de que "si los agentes de tráfico se emplean a fondo y aplican a rajatabla los 46 tipos de infracciones, el nuevo carné puede provocar el rechazo de los ciudadanos". "En el fondo -añade- se propone un sistema inquisitorial y sancionador, típicamente español".

Los taxistas es uno de los colectivos al que más afecta la nueva medida. "Hemos pedido al Ministerio del Interior partir con más puntos", comenta Julio Sanz, presidente de la Federación Profesional del Taxi de Madrid. "Y que la graduación de las faltas sea diferente a la de un ciudadano común que no usa el coche como herramienta de trabajo", señala Sanz. El problema que se plantea aquí es cómo se decide qué conductores necesitan imperiosamente el coche para su profesión.

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto