Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía doméstica

Alternativas para reducir impuestos

Comprar o alquilar casa, contratar una hipoteca o suscribir un plan de pensiones son las opciones con mayores exenciones fiscales para los particulares

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: martes 18 noviembre de 2008

Otras opciones para reducir impuestos

Planes de pensiones

/imgs/2008/11/acciones.art.jpgEntre los productos estrella para reducir impuestos se encuentran los planes de pensiones. En el territorio general, las aportaciones realizadas por contribuyentes de hasta 50 años de edad se reducen de la base imponible general hasta 10.000 euros anuales o el 30% de la suma de los rendimientos netos del trabajo y de actividades económicas percibidas individualmente en cada ejercicio (se tomará la menor de las cantidades). En el caso de los mayores de 50 años, podrán reducirse hasta 12.500 euros como máximo o el 50% de la suma de los rendimientos netos de trabajo. En Navarra, la reducción es de 8.000 euros o el 30% de los ingresos obtenidos por trabajo, para los ahorradores de hasta 50 años. Los mayores podrán deducirse 12.500 euros como máximo o el 50% de la suma de los ingresos por trabajo. En País Vasco, las EPSV reducen la base imponible del contribuyente en 8.000 euros anuales, como máximo, para las personas de hasta 52 años. Los que cuenten con más edad podrán reducirse 8.000 euros anuales más 1.250 euros por cada año que exceda de 52 años hasta 24.250 euros para los de 65 o más años.

Tanto en el territorio general como en Navarra, los cónyuges de contribuyentes con planes de pensiones que no reciban ingresos por trabajo podrán deducirse 2.000 euros adicionales.

Planes de previsión asegurados:

Los planes de previsión asegurados (PPA) son otro instrumento de ahorro a largo plazo muy útil para reducir impuestos. Su fiscalidad es igual a la de los planes de pensiones. Los PPA son seguros de vida ahorro, que permiten ir acumulando un capital a lo largo del tiempo. Su diferencia con los planes de pensiones es que su rentabilidad está asegurada de antemano (aunque no suele ser muy elevada). Además, pueden incluir una indemnización por fallecimiento del titular. Es decir, el plan de previsión asegurado garantiza un importe adicional a las personas designadas como beneficiarias. El objetivo de los PPA es, como con los planes de pensiones, asegurar al contribuyente un capital para su jubilación, ya que conocerá por adelantado el interés garantizado.

Los contribuyentes que compraran acciones en 1990 o antes no pagarán impuestos por las plusvalías generadas hasta el 20 de enero de 2006

Acciones y fondos de inversión:

En general, las ganancias de todos los productos de ahorro adquiridos a partir de 2007 tributan al 18% (es decir, Hacienda se lleva un 18% de los beneficios). No obstante, hay diferencias en los productos contratados en periodos anteriores. En concreto, los contribuyentes que compraron acciones en 1990 o antes no pagarán impuestos por las plusvalías generadas hasta el 20 de enero de 2006, que fue la fecha tope indicada en la última reforma fiscal para beneficiarse de la exención anterior. A partir de ese periodo, las ganancias tributan al 18%. Es decir, si un inversor compró 10.000 euros en acciones de Telefónica en 1993 a 2 euros y ha vendido este año a 14 euros, sólo tendrá que pagar impuestos por los beneficios obtenidos entre el año 2006 y 2008. En 2006, Telefónica cotizaba a 12 euros, con lo que la ganancia en este periodo es de 2 euros por acción (1.000 euros). El contribuyente, en este caso, tendrá que pagar 1,80 euros a Hacienda por estas acciones (es el 18% de 1.000 euros), cuando en realidad sus ganancias totales ascienden a 50.000 euros. Por tanto, 49.000 euros estarán exentos de tributar.

En el caso de los fondos de inversión, todos los suscritos antes de 1987 no tienen que pagar impuestos por las plusvalías generadas hasta el 20 de enero de 2006. A partir de ese periodo pagarán un 18% por las ganancias, como el resto de productos de ahorro.

Esta práctica (vender activos antiguos) puede ser interesante este año, sobre todo ante la negativa evolución del mercado bursátil. Es una manera de conseguir liquidez, quizás necesaria para consumo y otros usos, y beneficiarse de la exención de impuestos para activos adquiridos hace más de 15 años.

Sobre las acciones y fondos adquiridos antes de 1994 se aplican coeficientes reductores sobre las ganancias, con lo que la reducción de impuestos es, también, más beneficiosa que la actual (18% sobre los beneficios). Por ejemplo, las acciones compradas en 1992 no pagan impuestos por el 50% de los beneficios. El resto paga un 15% sobre las ganancias obtenidas.

Dividendos

Los dividendos de acciones están exentos de tributar hasta un máximo de 1.500 euros, mientras que por encima de esa cantidad el exceso tributa a un 18%. Para aprovechar al máximo esta novedad fiscal (aplicable desde enero de 2007), los matrimonios pueden optar por poner la mitad de las acciones que posean a nombre de cada uno y hacer la declaración individual. De este modo, cada cónyuge podrá deducirse los primeros 1.500 euros conseguidos vía dividendos. Este año es una opción muy interesante ya que son muchas las acciones del Ibex-35 que han repartido atractivos dividendos (entre otras figuran Telefónica, Santander, BBVA, Iberdrola…).

Paginación dentro de este contenido


Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones