Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía doméstica

Cambio de domicilio para obtener ventajas fiscales

Una misma persona con iguales rendimientos tributaría de forma distinta en una comunidad que en otra

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: lunes 15 diciembre de 2008

La Declaración de la Renta

Las personas físicas rinden sus cuentas con Hacienda a través de la Declaración de la Renta que realizan cada año. A la hora de hacerla, los contribuyentes pueden reducir el pago de impuestos beneficiándose de las numerosas deducciones previstas por ley. En general, se contemplan deducciones para quienes tengan abiertas cuentas ahorro-vivienda, planes de pensiones… Y en particular, para la declaración del presente ejercicio, se contabilizan más de 110 deducciones que aplica cada comunidad autónoma, y que pueden ser muy distintas entre sí. Se genera así una geografía tributaria dispar, lo que conlleva que una misma persona con iguales rendimientos tributaría de una forma distinta en una comunidad que en otra. Las comunidades que concentran un mayor número de deducciones fiscales son la Comunidad Valenciana y el País Vasco.

  • Comunidad Valenciana

    Destaca el gran número de deducciones que se dedican a los hijos y a la conciliación del trabajo con la vida familiar. Así, por ejemplo, los contribuyentes pueden deducirse 265 euros por cada hijo nacido o adoptado. La cantidad se eleva a 220 euros en caso de parto múltiple, de más de una adopción o adopción de un discapacitado. En el caso de las familias numerosas, podrán deducirse 200 euros, en el caso de que pertenezcan a la categoría general, o 455 euros, cuando son de categoría especial. Además, se podrá deducir el 15% de las cantidades satisfechas como pago de guardería para niños menores de 3 años, con un máximo de 265 euros por cada hijo, siempre que la suma de la base general y la del ahorro de los contribuyentes no sea superior a 27.245 euros, en declaración individual, o 44.074 euros, en tributación conjunta. La Comunidad Valenciana aplica una deducción de 410 euros por cada hijo menor de tres años a aquellas madres que concilian su trabajo fuera de casa con el de dentro.

    Destaca también la reducción de 150 euros de la que se pueden beneficiar aquellas personas que realizan labores no remuneradas en el hogar, siempre y cuando en una unidad familiar sólo uno de sus miembros perciba rendimientos del trabajo o de las actividades económicas no superiores a los 27.245 euros. Los contribuyentes discapacitados podrán deducirse 175 euros, si su discapacidad es igual o superior al 33%. Además, los contribuyentes que estén al cuidado de sus padres, mayores de 75 años, podrán deducirse 175 euros por cada ascendiente mayor de esa edad.

    En la Comunidad Valenciana se contemplan además toda una serie de deducciones que tienen que ver con la compra, la rehabilitación, y el arrendamiento de una vivienda. También existe una reducción en la Declaración de la Renta de aquellos contribuyentes que por razones laborales, se ven obligados a alquilar una vivienda en otro municipio de la Comunidad Valenciana para desempeñar su trabajo. En este caso, se pueden deducir el 10% de las cantidades satisfechas, con un límite de 200 euros.

    El domicilio fiscal de las sociedades será el social, mientras en él estén centralizadas la dirección y gestión administrativa

    Si se estudian las deducciones que se aplican en las comunidades limítrofes a la valenciana, se comprueba que a tan sólo unos kilómetros la Declaración de la Renta de cada contribuyente cambiaría de una forma notable con respecto a la de un valenciano. Si uno revisa cuáles son las deducciones que se contemplan en materia de descendientes, por ejemplo, en Murcia, se comprueba que un contribuyente tan sólo se podría deducir el 15% de los gastos de guardería de sus hijos menores de 3 años; con un máximo de 300 euros anuales, en caso de declaración individual, y 600 euros anuales, en caso de tributación conjunta.

    Los beneficios fiscales que asoman a tan sólo unos kilómetros pueden encandilar a más de uno, pero lo cierto es que Hacienda define muy bien quién debe tributar en cada autonomía. El domicilio fiscal de las personas físicas en una comunidad autónoma se fija en aquel lugar en el que permanezca un mayor número de días al año, se considera así cuando en dicho territorio radique su vivienda habitual. Si con estos criterios no se puede determinar una ubicación, la residencia estará en el lugar en el que obtenga más volumen de rentas. “En caso de duda, Hacienda llega a comprobar los consumos de los recibos de agua y luz para determinar la residencia habitual de los contribuyentes”.

  • País Vasco

    Es la comunidad autónoma, por detrás de la valenciana, que más deducciones aplica. El País Vasco es considerado territorio foral, con hacienda propia que tiene unas características particulares, distintas de las del territorio general. Así, por ejemplo, se aplican deducciones si se tienen hijos a cargo del contribuyente. Por el primer hijo se deducen 536 euros y hasta 1.734 por el quinto hijo y por cada uno de los sucesivos. En este sentido, por cada descendiente menor de seis años que conviva en el núcleo familiar, además de la deducción que corresponda conforme al apartado anterior, se practicará una deducción complementaria de 306 euros anuales.

    Los discapacitados vascos tienen el derecho a deducciones desde los 714 a los 1.530 euros, en función del grado de minusvalía. Por su parte, los mayores de 65 años se deducen 306 euros en su Declaración de la Renta. Además, los contribuyentes que estén al cargo de sus ascendientes pueden deducirse hasta 255 euros.

    La vivienda es la protagonista de varias bonificaciones. Por el alquiler de un piso las deducciones alcanzan hasta un 20% de las cantidades pagadas, y un 25% si el inquilino es menor de 35 años. A su vez, los arrendadores de los pisos pueden deducir un 20% del rendimiento neto obtenido, con un límite de 1.600 euros anuales. Mientras que si la vivienda es comprada y financiada, el contribuyente se deduce el 18% de las cantidades invertidas a lo largo de 2008. No obstante, la bonificación se eleva hasta el 25% si el hipotecado es menor de 36 años.

    Las diferencias fiscales se repiten de nuevo entre el País Vasco y las comunidades adyacentes. Así por ejemplo, el régimen fiscal de La Rioja tan sÓlo contempla para la campaña de la renta de 2009 cuatro deducciones: deducción por nacimiento y adopción del segundo o ulterior hijo, por inversión en adquisición o rehabilitación de vivienda habitual por jóvenes, por adquisición o rehabilitación de segunda vivienda en el medio rural, y una deducción por inversión no empresarial en la adquisición de ordenadores personales.

Paginación dentro de este contenido


Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones