Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía doméstica

Consecuencias de no pagar el IVA

Si la deuda se abona de forma voluntaria, la multa es inferior que si Hacienda se la reclama al empresario

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: jueves 4 febrero de 2010
img_carpeta factura 1

Falta de tesorería, de liquidez o de cash. Son expresiones que se utilizan de forma indistinta para decir lo mismo: escasez, o incluso carencia, de dinero. Es una situación en la que se encuentran sumidos un buen número de empresas y de trabajadores autónomos españoles en estos momentos. La encrucijada a la que se enfrentan se repite: no hay dinero suficiente para afrontar los pagos, pero las obligaciones fiscales que deben cumplir son difíciles de esquivar. La declaración trimestral del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) y el Impuesto de Sociedades son algunos de los tributos que llaman puntuales a sus puertas. La paradoja se repite de nuevo con el Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA). A menudo, el empresario tiene que adelantar sumas de dinero para realizar su liquidación trimestral ya que aún no ha cobrado las facturas que lo reclaman. ¿Es posible retrasar su pago hasta que se tenga la liquidez suficiente para afrontarlo? ¿Qué repercusiones tiene actuar de esta manera?

Cómo solicitar un aplazamiento

El pago del IVA es una de las losas del trabajador autónomo y, en especial, de las pequeñas y medianas empresas. Cuando la falta de tesorería hace imposible asumir su liquidación periódica, otra de las alternativas a la que es posible recurrir es la solicitud de un aplazamiento de la deuda. Es un mecanismo con el que ganar una pequeña batalla, aunque tampoco sale gratis.

Es posible tramitar un aplazamiento sin aval si la deuda no supera los 18.000 euros

Para gestionarlo, es preciso tramitar una solicitud en la delegación de la Agencia Tributaria que le corresponda al empresario. El aplazamiento se pide en cualquier momento, incluso después de la fecha límite para realizar la liquidación del IVA. Sin embargo, no es posible reclamar moratoria alguna cuando Hacienda ya haya notificado la expropiación de bienes embargados a la empresa o al autónomo deudor. La solicitud debe estar acompañada de documentación que acredite la falta de liquidez y que justifique la petición de retrasar la deuda. El periodo de aplazamiento y los plazos de amortización también han de recogerse en la solicitud.

Desde el pasado año, la medida -prevista para cualquier tipo de deuda con Hacienda- cuenta con varias novedades. En primer lugar, es posible tramitar un aplazamiento sin aval cuando el pago no supera 18.000 euros. Si excede esta cifra, la solicitud debe avalarse. Hasta el año pasado, el límite estaba fijado en 6.000 euros. El interés que se aplica por la demora es otra de las novedades. Desde el ejercicio 2009, aplazar la deuda tiene un coste menor para el empresario: el interés bajó del 7% al 5%.

Una vez que la solicitud se realiza, para conceder el aplazamiento la Administración verifica que la empresa atraviesa problemas reales de tesorería, y si son reversibles o no. El historial fiscal de la empresa o del autónomo también cuenta.

Paginación dentro de este contenido


Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones