Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía doméstica

Contribuyentes exentos de hacer la Declaración

Quienes cobren menos de 22.000 euros no tienen que presentar la Declaración, aunque el límite se reduce a 20.000 euros en el País Vasco y a 11.250 en Navarra

Img joventrabajador Imagen: Penny Mathews

La cita con la Agencia Tributaria es inevitable. Llega la hora de hacer cuentas y, campaña tras campaña, los contribuyentes afrontan de forma inexorable la llamada de Hacienda. Pero no todos los españoles están convocados a este encuentro. Según la cuantía de sus rentas, del número de pagadores o de la procedencia de sus ingresos, muchas personas no estarán obligadas a hacer la Declaración. No obstante, el hecho de no tener que presentarla no quiere decir que esto sea lo más beneficioso para el ciudadano. No suscribir el borrador puede suponerle una pérdida económica importante, ya que con frecuencia es el Estado quien tiene que devolver dinero a los particulares.

Cuándo conviene hacer la Declaración

El hecho de que una persona no tenga la obligación de realizar la Declaración de la Renta no quiere decir que no deba hacerla, simplemente cuenta con la alternativa de presentarla o no. Mucha gente pierde dinero cada año porque, al estar exenta, no declara

Para decidir qué hacer, lo más recomendable es que el contribuyente pida sus datos fiscales y compruebe si, en el supuesto de hacerla, le correspondería pagar dinero o Hacienda le devolvería. Solo con descargarse un simulador e introducir los datos, el usuario puede conocer con rapidez si la balanza se inclina de su lado o favorece a la Agencia Tributaria. Si al contribuyente le sale a devolver, lo más aconsejable es que presente la Declaración.

Si al contribuyente le sale a devolver, lo más aconsejable es que presente la Declaración

Otras personas que forman parte del grupo que, en principio, no tiene obligación legal de declarar son quienes cumplen con los límites establecidos en cuanto a los rendimientos del trabajo, rentas del capital o ganancias patrimoniales, pero quieren ejercitar su derecho a recibir una desgravación. Tienen que presentarla, pero solo por su propio beneficio.

Es el caso de los contribuyentes a quienes se les puede aplicar una deducción por cuenta ahorro-empresa o por doble imposición internacional. También, según informan desde la Administración Tributaria, quienes “hayan hecho aportaciones a patrimonios protegidos de personas con discapacidad, a planes de pensiones, a planes de previsión asegurados, a mutualidades de previsión social, a planes de previsión social empresarial o a seguros de dependencia por las que tengan derecho a reducir la base imponible del impuesto”.

Un contribuyente que en 2010 invirtiera 9.015 euros en la adquisición de la vivienda habitual -incluidos los gastos e impuestos que haya tenido que pagar por la compra- podrá desgravarse hasta 1.352 euros, y obtendría la misma cantidad si tuviera una cuenta vivienda. En el supuesto de que desde el 14 de abril de 2010 hubiera hecho obras de mejora de eficiencia energética en su casa o en el edificio en el que ésta se ubica, podría desgravarse hasta 400 euros. En realidad, son personas que no están obligadas a hacer la Declaración, pero han de presentarla para poder obtener los beneficios que les corresponden.

Paginación dentro de este contenido


RSS. Sigue informado

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones